Domingo. 26.03.2017 |
El tiempo
Domingo. 26.03.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria

REAL RACING CLUB

Sin noticias de Peña Herbosa

Díaz Tezanos aseguró ayer en el Sardinero que «no hay ninguna novedad todavía» respecto a la contratación de soportes publicitarios del Racing acordada en consejo de gobierno pese a la aprobación de los presupuestos.

Eva Díaz Tezanos sometiéndose ayer a las preguntas de la prensa sobre el acuerdo del Gobierno sobre la contratación de publicidad del Racing. / J.R.
Eva Díaz Tezanos sometiéndose ayer a las preguntas de la prensa sobre el acuerdo del Gobierno sobre la contratación de publicidad del Racing. / J.R.
Sin noticias de Peña Herbosa

El Racing había organizado un amable e incluso bonito evento para presentar a un nuevo patrocinador. Era Ecovidrio, una empresa que se dedica al reciclaje, algo que siempre tiene muy buena prensa. Por eso se apuntaron las instituciones. Hasta El Sardinero se acercaron, de hecho, el concejal de Deportes de Santander Juan Domínguez y la vicepresidenta del gobierno autonómico Eva Díaz Tezanos. Incluso hacía buen tiempo y daba gusto estar sobre el césped de El Sardinero en un día más propio del mes de mayo que de marzo. Se había organizado un juego con los futbolistas en el que también participaron algunas personalidades con pantalón largo y reinaba un buen ambiente. Era un día fácil y agradable hasta que tocó hablar. Entonces, todo ese acto organizado con mimo quedó en un segundo plano.

Es difícil pensar que a los representantes del Gobierno de Cantabria les cogiera lo sucedido por sorpresa. Hace ya dos semanas que se aprobaron los presupuestos de la comunidad autónoma y el Racing no ha recibido ninguna llamada. Y la está esperando. En el consejo de gobierno del pasado once de agosto, con toda la nocturnidad que da el verano, el Ejecutivo aprobó coger la mano que había tendido el grupo Pitma para ayudar a que el club de fútbol resolviera el problema con la Agencia Tributaria que le mantiene atado de pies y manos. La corporación cántabra estaba dispuesta a adelantar ocho millones y medio de euros a cambio de adquirir los soportes publicitarios racinguistas durante los diez años y sólo ponía una condición: que el Gobierno subcontratara dichos soportes durante cuatro temporadas. Para hacer buena la maniobra, desde Peña Herbosa acordaron que el gasto (o la inversión, según se mire) se repartiría por cada consejería: cada una pagaría dentro de su partida presupuestaria 125.000 euros hasta acumular un global de un millón por año. Todo parecía ya dispuesto a falta que se diera el último paso, que era la aprobación de los presupuestos. Y estos ya se han aprobado. Y parece que no hay nadie al teléfono.

Con Higuera y Díaz Tezanos ayer coincidiendo en un mismo acto, la relación parecía ir por buen camino. Que ambas figuras coincidieran en El Sardinero sólo podía ser para anunciar la boda, pero no fue así. Llegó el frío. Ninguna de las dos partes especificó ningún avance en la operación aunque, por otro lado, parece haber tranquilidad en las oficinas de Los Campos de Sport. Hay mucho en juego y, por ahora, la sangre no ha llegado al río. Siguen esperando. 

El presidente verdiblanco fue testigo de la multitud de preguntas y repreguntas que recibió la vicepresidenta del Gobierno  sobre los acuerdos del consejo de Gobierno del pasado 11 de agosto que ahora ya están en disposición de cumplirse. Y Díaz Tezanos huyó en todo momento de dar una respuesta. Prefería hablar del reciclaje o de lo grande que es el Racing. Ni siquiera se atrevió a ratificar públicamente lo aprobado en verano o a enviar un mensaje de tranquilidad al propio club o a su masa social de que todo va a avanzar tal y como estaba previsto. Nada. «No hay ningún tipo de información nueva. Cuando la haya, el primero que tendrá conocimiento es el club y los medios de comunicación», se limitó a señalar la vicepresidenta del Gobierno.

Díaz Tezanos no aportó nada nuevo y ni siquiera estableció unos plazos. Al Racing, por lo tanto, le tocará seguir esperando. Por ahora, están manteniendo el tipo pero el tiempo corre. Y es que, muchos han sido los conflictos políticos abiertos desde el día en el que el propio Miguel Ángel Revilla se comprometió a ayudar al club verdiblanco a superar sus dificultades. Primero prometió llevar el asunto (estaba dispuesto a comprar la publicidad racinguista de la próxima década) al pleno del parlamento para que todos los grupos políticos se tuvieran que mojar pero, finalmente, no hubo que llegar tan lejos. Sus técnicos advirtieron al Ejecutivo de que no podían inyectar capital o comprar soportes publicitarios en una sociedad embargada por Hacienda. Por eso hubo que buscar alternativas. Y apareció Pitma, que hacía que el respaldo gubernamental fuera menor. Entonces ya se sacó el tema del debate parlamentario y fue cuando se llevó al consejo de Gobierno.

Entonces, el Ejecutivo formado por PRC y PSOE contaba con el respaldo de Podemos, que había aprobado los anteriores presupuestos, además de la propia investidura de Revilla. La formación morada no estaba en contra de ayudar al Racing pero sí Ciudadanos, que incluso ofreció una comparecencia pública la pasada primavera cuando ni siquiera conocía los detalles del acuerdo que el Gobierno estaba dispuesto a firmar con el Racing. Y, finalmente, ha sido el partido naranja quien ha respaldado los presupuestos del 2017. Y éste ha defendido siempre que éstos no contemplan ninguna partida para el club verdiblanco. Es cierto que no es necesario que salga reflejado explícitamente, pero da fuerza a la mosca que anda detrás de la oreja.

Lo máximo que llegó a decir Díaz Tezanos ayer fue que creía en que «el Racing no sólo es un referente deportivo para miles de ciudadanos y ciudadanas de Cantabria, sino un referente social y económico que genera recursos económicos que generan riqueza y empleo». «Es algo en lo que el Gobierno no tiene absolutamente ninguna duda», reiteró. No fue más allá. Cuando le pidieron respuestas precisas, prefirió huir por la tangente.

Tampoco Higuera se mostró, al menos públicamente, ni reivindicativo ni nervioso. Sí aprovechó la presencia de una figura gubernamental importante para incidir en la importancia del Racing como «vehículo para desarrollar cualquier tipo de proyecto social» como el que ayer presentaron. De hecho, el acto organizado ayer lo interpretó como «una nueva oportunidad de demostrar esto». Con las palabras de la vicepresidenta ya quedó reflejado que eso lo tienen claro en Peña Herbosa. La hoja de ruta parece marcada y sólo resta comenzar a ejecutarla.

Comentarios