24.09.2018 |
El tiempo
Lunes. 24.09.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria

PERSONAJES

Cecilio Alonso Imaz ‘Cilio’: «Formar jugadores es una labor muy complicada»

Lleva desde el año 1970 al frente del Cervantes, un club del que han salido buenos futbolistas, y, de momento, no está cansado porque existe «buen rollo». La mayor colaboración siempre la recibí de mis hermanos Marquitos, Fredo, Taco y Joselín».

FOTO / JOSÉ RAMÓN
FOTO / JOSÉ RAMÓN
Cecilio Alonso Imaz ‘Cilio’: «Formar jugadores es una labor muy complicada»

Cecilio Alonso Imaz ‘Cilio’ nació un 6 de julio de 1941 en Santander. Soltero. Empresario -frutería en el Mercado de la Esperanza- y recientemente jubilado. Jugó al fútbol en el Toluca hasta los 17 años, después pasó una temporada en el Nueva Montaña en la categoría regional. Estuvo a punto de ir a probar al Rayo Vallecano, pero vino a buscarle el Toledo. Al regresar de la ciudad toledana a Madrid sufrió un accidente de coche, exactamente el 23 de diciembre de 1960, acompañado de dos compañeros del Toledo más el conductor que era de Santander. Por desgracia, fallecieron este último y uno de los jugadores. Cilio, que por esta circunstancia decidió abandonar la práctica del fútbol, tuvo que permanecer hospitalizado unos tres meses (en el primero estuvo al borde de la muerte) en Madrid. Una vez recuperado volvió al Toluca para ayudar a Uco Alciturri; y empezó a entrenar a los juveniles, de donde surgieron jugadores como Alba, Camus, los hermanos Moncaleán y Morante. Posteriormente se hizo cargo del Cervantes Salesianos donde continúa siendo el máximo dirigente.

PREGUNTA.- ¿Cuánto tiempo llevas de presidente?

RESPUESTA.- Desde el año 1970, cuando junto a Cuartango y Alciturri decidimos crear el Cervantes.

P.- Prácticamente, más de media vida...

R.- Así es. Yo no me he aburrido nunca, por la sencilla razón de que he tenido la suerte de estar rodeado de buena gente y excelentes colaboradores, y también de un maestro excepcional como fue Uco Ruiz Alciturri, el que fuera famoso presidente del Toluca de los internacionales.

P.- ¿Te quedan aún fuerzas para seguir?

R.- De momento, sí, porque veo que existe un buen rollo con los jugadores y los padres, que son los que costean los gastos del material y de los desplazamientos; y esto es una cosa muy importante, aunque pienso que las categorías inferiores, de juveniles para abajo, tenían que estar subvencionadas al completo.

P.- ¿Recuerdas tu primer partido como presidente?

R.- La verdad es que no.

P.- ¿Qué balance puedes hacer de estos 48 años al frente del Cervantes?

R.- Sinceramente, muy bueno. Ya que con el 99 por ciento de los jugadores que han pasado por el club, mantengo una gran amistad.

P.- ¿Ha merecido la pena todo el sacrificio y esfuerzo realizado?

R.- Sí, además tengo que decir y reconocer, la grandísima ayuda que siempre recibí de mis hermanos Marquitos, Fredo, Taco y Joselín, que en todo momento se preocuparon de facilitarme las cosas para que no me faltara nunca de nada.

P.- ¿Algún momento de desánimo?

R.- No. Siempre estuve bien acompañado.

P.- ¿Qué ha sido lo mejor para tí?

R.-  Pues que he tenido la oportunidad de viajar mucho. Primero, siguiendo al Real Madrid de las cinco Copas de Europa de Marquitos. Después para ver a mi sobrino Marcos Alonso en el Atlético de Madrid en las dos etapas, con los presidentes Cabezas y Jesús Gil, más los cinco años en el Barcelona; para continuar luego con sus años de entrenador en el Sevilla, donde tuve la felicidad de festejar un ascenso a Primera División.

P.- ¿Y con el Cervantes?

R.- Sin lugar a dudas, la conquista de los títulos en varios Torneos de Los Barrios, cuyo patrocinio corría a cargo del Periódico ALERTA.

P.- El Cervantes siempre se ha preocupado de formar jugadores. ¿Esto es lo más difícil del futbol?

R.-  Está claro que sí. Es una labor muy complicada, pero es el propio futbolista el que tiene que poner más de su parte.

P.- De tu club han salido buenos jugadores. Cítame los más destacados.

R.- Alba, Camus, Rafa Sanz, Revilla, los hermanos Moncaleán, Samos, De Bran, Castrejana y Chele (portero), entre otros.

P.- ¿El Cervantes impone alguna filosofía concreta?

R.- Solo que los chicos traten de ser buenos estudiantes, y casi siempre lo consiguieron. En este sentido tengo que decir, que el Colegio de Los Salesianos siempre nos ayudó bastante.

P.- ¿Ha cambiado el fútbol base con el paso de los años?

R.- Sí, mucho. Ahora los más pequeños tienen más facilidades para jugar. Y, además, las instalaciones hoy en día son mejores y también se han hecho más campos.

P.- ¿Y el nivel de juego?

R.-  Hombre, también. Técnicamente los jugadores han dado un salto de calidad, motivado porque los entrenadores ya están mucho más preparados que hace unos cuantos años. En nuestro caso, los equipos inferiores están dirigidos por jugadores de nuestro equipo de sub-21. Y además, no cobran nada.

P.- ¿Ha existido buena relación con el Racing?

R.- Se puede decir que siempre la hubo. Pero se rompió al entrar el Racing en el concurso de acreedores. Lo cierto es que con Santi como responsable de la cantera racinguista hubo una muy buena comunicación y se llegaba a rápidos acuerdos.

P.- Desvélame alguno de ellos.

R.- Nosotros ofrecíamos nuestros jugadores a cambio de facilitarnos autobuses para los desplazamientos de nuestro equipos y una cantidad económica. 

P.- Tras jubilarte ¿a qué te dedicas ahora?

R.- A ver mucho fútbol en general, y en especial al Chelsea.

P.- Ahí juega Marcos Alonso.

R.- Así es. Y lo está haciendo muy bien. Va saliendo adelante y le auguro allí unos tres años espectaculares. Es un chaval que tiene la cabeza bien sentada y además está perfectamente asesorado.

P.- ¿A quién ves campeón de la ‘Champions’?

R.-  Al Chelsea.

P.- ¿Un reto que te gustaría conseguir?

R.-  Mi sueño sería disponer de un campo propio para el Cervantes.

Antes de finalizar, Cilio nos cuenta que tienen un problema en el campo del Regimiento, pues los balones que se pierden por detrás de una de las portería, donde construyeron una casa, los vecinos no los quieren devolver a pesar de pedirlos «de muy buenas maneras». Lo han comunicado al Ayuntamiento y están a la espera de una buena solución.

Comentarios