22.06.2018 |
El tiempo
Viernes. 22.06.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria

RACING

Una oportunidad más

El día de ayer terminó sin noticias y, por lo tanto, ángel viadero liderará los dos entrenamientos de hoy, lo que parece una garantía de que se sentará el domingo en el banquillo. El técnico se la jugará ante el Gernika y una afición impaciente.

Ángel Viadero, junto a sus ayudantes, en el entrenamiento del pasado miércoles. / J.R.
Ángel Viadero, junto a sus ayudantes, en el entrenamiento del pasado miércoles. / J.R.
Una oportunidad más

Ángel Viadero seguirá siendo el hombre que lleve las riendas del entrenamiento de esta mañana a partir de las diez y media. Anoche nadie había dicho lo contrario y, por lo tanto, todo el mundo le espera en las instalaciones Nando Yosu para seguir haciendo su trabajo. Han sido dos días de dudas y de incertidumbres que, al parecer, han concluido en la necesidad de dar una oportunidad más al técnico santanderino. Si es él quien comienza la semana de trabajo, parece poco probable que no vaya a ser quien se siente en el banquillo de El Sardinero el próximo domingo. De lo que pocos dudan, y posiblemente tampoco el propio entrenador y sus futbolistas, es que ese día se jugará el tipo. Todo lo que no sea una victoria ante el Gernika significará el fin de su etapa al frente del bando cántabro.

Desde el consejo de administración lanzan el mensaje de que aquí no ha pasado nada, de que no hay nada que ver, que circulen porque el puesto del entrenador no ha estado en discusión. De hecho, afirman que en las dos reuniones del pasado lunes tarde - noche no se debatió sobre la continuidad o no de Ángel Viadero. Es una afirmación que, obviamente, tiene poca credibilidad. Entre los directivos hay disparidad de opiniones y ayer aún era complicado garantizar que el entrenador cántabro fuera a ser quien hoy estuviera al frente del equipo. Sin embargo, el santanderino va a contar finalmente con una semana más. Quieren llevar con rigor la apuesta por la estabilidad.

Se avecinan horas similares a las que precedieron al partido ante el Burgos, cuando el técnico cántabro también supo que se estaba jugando la posibilidad de continuar con su sueño de intentar ascender al Racing a Segunda. La diferencia es que entonces aquel partido fue entre semana. Apenas hubo tiempo para dar demasiadas vueltas a la situación mientras que ahora hay una semana entera entre jornada y jornada en la que, por encima de todo, el preparador verdiblanco necesitará la complicidad de sus jugadores.

Como ya se relató ayer en estas páginas, el lunes se reunió primero el consejo de administración y después la comisión deportiva. El mensaje que sale desde dentro es que ésta estuvo tratando, sobre todo, las distintas operaciones que se tienen entre manos para reforzar el equipo. Aseguran que no se habló de Viadero, pero sí se habló de él. Y mucho. Como es lógico, por otra parte. Lo que habría resultado ilógico es que fuera cierto que sólo se estuviera hablando de la manera de reforzar el equipo y de las diferentes alternativas que manejan y el entrenador, el máximo responsable de la plantilla y quien ha demostrado tener más conocimiento sobre la Segunda B que nadie de los que estaba en ese cónclave, no estuviera en esa mesa para, cuanto menos, trasladar su opinión.

Sin precipitarse. La decisión es delicada. Por eso desde el club no se quiere caer en la precipitación y en una vorágine de incertidumbre. Además, no basta con prescindir de un entrenador, sino que después tienes que tener la certeza de que vas a contar con un sustituto de garantías que sea capaz de ilusionar al aficionado. Lo cierto es que el mensaje que llega desde el entorno es de hastío por la dirección que viene llevando el equipo y parece mayoritaria la demanda de un cambio. Es algo que no se podrá corroborar hasta el encuentro del domingo ante el Gernika, cuando el pueblo tendrá capacidad de hablar. También antes del partido ante el Burgos dio la sensación de que el aficionado iba a ir con el cuchillo entre los dientes y no fue así. Estuvo con el equipo sin centrarse en su banquillo. Y éste se terminó ganando a la grada dando comienzo al mes más plácido de toda la temporada.

Las cosas suelen cambiar muy rápido en el mundo del fútbol. Enero aún están en disposición de dar un vuelco a la actual situación depresiva que parece rodear al Racing y lo cierto es que Ángel Viadero ha salido bien de las últimas veces que ha salido a un terreno de juego pensando que puede ser la última vez que lo haga defendiendo a ese equipo. Y después de salvar esos jaques que se le han presentado, incluso ha iniciado buenas rachas. De hecho, un vistazo a las temporadas del entrenador santanderino envían el mensaje de que sus equipos suelen terminar mejor de lo que empiezan. El Racing debe hacerlo si quiere tener esperanza en terminar en lo más alto de la clasificación. Sin embargo, para eso no sólo necesita refuerzos, sino también que muchos de los jugadores llamados a ser importantes en el equipo comiencen a funcionar, ya que por ahora no lo están haciendo.

Salvo sorpresa, Viadero va a tener una última bala que gastar. Y lo bueno es que va a tener donde elegir porque, si no sucede nada estos próximos días, todos sus jugadores van a estar disponibles para preparar de la mejor manera posible el partido contra el Gernika. La situación es bien diferente a la otra ocasión en la que se jugó el puesto, que fue en la visita del Burgos. Entonces su plantilla estaba plagada de bajas que, sobre todo, se centraban en la defensa. Tuvo que improvisar una retaguardia y fue entonces cuando echó mano de Miguel Gándara como central y de Sergio como lateral. En el segundo tiempo, que fue cuando de verdad cambió la trayectoria del equipo, entraron también Javi Cobo y Pau, que dieron un lavado de cara total al equipo. El entrenador tuvo que echar mano de la segunda unidad y ésta le salvó e incluso le llevó a enlazar cuatro victorias de manera consecutiva. De cara al domingo, tendrá que tomar decisiones y a buen seguro que el once sufrirá un lavado de cara respecto al que comenzó jugando en Gobela. No se trata de una decisión sencilla porque Viadero sabe bien cómo suelen funcionar este tipo de situaciones. Hay que elegir bien con quién estás dispuesto a jugarte el tipo.

En la comisión deportiva reunida el pasado lunes estuvieron Manolo Higuera, Víctor Diego, Pedro Ortiz, Pachín y Víctor Alonso, el director general del club y que, al parecer, tiene también voz en la parcela deportiva. La intención de todos ellos es atar a un delantero esta misma semana mirando, sobre todo, al partido de Anduva. Para entonces espera seguir siendo el entrenador del Racing Ángel Viadero, lo que supondrá que ha salvado bien el partido ante el Gernika. Ha quedado acreditado que el conjunto cántabro no tiene manera de ser poderoso en el área rival y quiere encontrar fuera lo que parece no tener dentro. De hecho, las dos últimas experiencias en El Sardinero han sido ante el Tudelano y la Real Sociedad B, que se saldaron con sendos empates cuando lo normal habría sido firmar dos goleadas. Es algo que necesitará cambiar ante un rival que no concede facilidades y que llegará a El Sardinero oliendo sangre. Ese día, será consciente de que el tiempo correrá de su parte porque todo lo que sea ver pasar los minutos sin ver a un equipo verdiblanco transmitiendo buenas y ambiciosas sensaciones, puede convertir el coliseo racinguista en un polvorín que nadie desea ver.

Comentarios