Domingo. 19.11.2017 |
El tiempo
Domingo. 19.11.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria

BIEN APARECIDA

Revilla pide a la Bien Aparecida que "reine la concordia y la sensatez"

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha pedido a la patrona de la comunidad, la Bien Aparecida, "concordia y sensatez" en tiempos de "convulsiones gigantescas", como el problema de Cataluña, y otras "domésticas", como la crisis en el seno del PSOE regional, su socio en el Ejecutivo.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, hace declaraciones durante la celebración de la fiesta de la Bien Aparecida en la localidad cántabra de Ampuero. / Pedro Puente Hoyos
El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, hace declaraciones durante la celebración de la fiesta de la Bien Aparecida en la localidad cántabra de Ampuero. / Pedro Puente Hoyos
Revilla pide a la Bien Aparecida que "reine la concordia y la sensatez"

Revilla ha llamado a todos los partidos de la comunidad autónoma a que su objetivo principal sea "la estabilidad y el progreso de Cantabria", sus ciudadanos y la "tierra a la que representan".

Y ha expresado su confianza en que el PSOE de Cantabria resuelva cuanto antes su crisis interna para que no se traslade a la gobernabilidad de la comunidad autónoma.

"Esto que pasa en Cantabria es nada comparado con el problema de España, cuatro gotas que han caído hoy", ha añadido el presidente regional en el santuario de Marrón (Ampuero) antes de asistir a la misa mayor presidida por el obispo de Santander, Manuel Sánchez Monge.

Revilla ha pedido diálogo para acabar con "la dinámica poco edificante" que se está viviendo con la convocatoria del referéndum de independencia de Cataluña, "un territorio que forma parte de España".

El presidente ha estado acompañado por la vicepresidenta del Gobierno, Eva Díaz Tezanos, el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Ramón Ruiz, y el consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Francisco Martín.

También han acudido el secretario general del PSOE cántabro, Pablo Zuloaga, y la presidenta del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, así como diputados, alcaldes de distintos municipios y otras autoridades civiles y militares.

La meteorología inestable, con rachas de lluvia y viento, ha impedido por tercer año consecutivo que la liturgia principal se celebre en la campa aneja al santuario, por lo que se ha trasladado al interior de un templo abarrotado de fieles.

El obispo de Santander, Manuel Sánchez Monge, junto a sacerdotes de la diócesis que preside y de religiosos de la orden de los Trinitarios, ha resaltado en su homilía la celebración del Año Jubilar Lebaniego y la importancia de la Cruz de Cristo como "signo de vida, de esperanza y de gloria".

Un símbolo, el de la Cruz, ligado también al "sufrimiento" de la Virgen María por la muerte de su hijo y que "por eso le convierte en Madre de la Iglesia".

Asimismo, el prelado ha recordado que la programación del curso pastoral 2017-2018 tiene el objetivo de poner las parroquias y unidades pastorales en "permanente actitud misionera", sobre todo con los "más alejados" y con los que "nunca han oído hablar de Cristo".

Pese a las inclemencias del tiempo, la celebración de la Bien Aparecida ha congregado un año más a miles de fieles que han acudido caminando hacia el templo pasando por las 15 estaciones que contempla el Vía Crucis desde Ampuero.

Desde la seis de la mañana se han celebrado encuentros litúrgicos en honor a la Virgen Bien Aparecida y un grupo de sacerdotes ha confesado y atendido espiritualmente a los fieles.

Los primeros actos en honor a la patrona de la comunidad autónoma y de la Diócesis de Santander comenzaron ayer jueves con la tradicional ofrenda floral realizada por vecinos de Laredo y de la comarca del Asón.

Durante esa jornada, por la noche, tuvo lugar también el rezo del conocido como "Rosario de las Antorchas", una antigua costumbre piadosa que acoge la ermita de San Marcos, ubicada a unos 200 metros del santuario de Marrón.

La Virgen Bien Aparecida es patrona de Cantabria y de la Diócesis de Santander desde 1905, tras la declaración del Papa San Pío X, y la imagen que se venera, de 21 centímetros, fue encontrada en 1605 por unos niños pastores en una ventana de la ermita de San Marcos.

Este singular acontecimiento tuvo una gran repercusión en toda la región y desde entonces se llevan a cabo peregrinaciones a la montaña de Somahoz, lo que dio lugar al nacimiento del santuario mariano.

Comentarios