Miércoles. 20.09.2017 |
El tiempo
Miércoles. 20.09.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria

GOBIERNO REGIONAL

El PP ve lejos el fin de una crisis «enconada por el reparto de poder»

Íñigo Fernández considera una «tomadura de pelo» que PSOE y PRC renegocien el pacto a un año de las elecciones. Pide la intervención de Revilla y señala que «Cantabria no tiene presidente».

El diputado Íñigo Fernández. / J. RAMÓN
El diputado Íñigo Fernández. / J. RAMÓN
El PP ve lejos el fin de una crisis «enconada por el reparto de poder»

El Partido Popular considera una «tomadura de pelo» que el PSOE y el PRC vayan a renegociar el pacto de gobierno a falta de un año para las elecciones. El diputado Iñigo Fernández ha instado a ambos partidos a «poner fin a dos meses y medio de parálisis y a un reparto de cuotas de poder que ahora no toca», y ha emplazado al presidente de Cantabria y líder del PRC, Miguel Angel Revilla, a cerrar esta crisis de gobierno «cuanto antes y de la manera menos mala posible». A preguntas de los medios, Fernández ha recalcado que el Partido Popular no es partidario de un adelanto electoral y ha puntualizado que si la solución a la crisis «pasa por el PP», habría que tener en cuenta que el Partido Popular ganó las elecciones de 2015 y tiene el mayor número de escaños en el Parlamento.

El diputado ‘popular’ señaló que esta «crisis de gobierno que dura ya dos meses y medio» y lejos de solucionarse «cada día se complica y se encona más», tiene su origen en la «irresponsabilidad» de los dirigentes del PSOE y el PRC. Así, dijo que los socialistas han conseguido convertir un debate interno «legítimo», en el que nadie tiene «derecho a intervenir», en una crisis de gobierno que afecta a toda Cantabria y que tiene «paralizada» la administración regional «en un momento clave de la legislatura, a falta de poco más de un año para las elecciones».

Añadió que el PRC lleva dos meses y medio «mirando para otro lado» y ahora «trata de aprovechar la debilidad de su socio para alcanzar mayor cuota de poder». A la vez, ha criticado que en esta crisis de gobierno «nadie habla de cambio de políticas, sino de cargos, de quién los ocupa, de cuotas de poder, de reparto de la tajada, pero nadie habla de los cántabros, su futuro y su bienestar», señaló. Por todo ello, el portavoz del PP ha emplazado a los socios de gobierno a «poner una fecha límite» para la resolución de la crisis porque «Cantabria, su gobierno, sus consejerías, no pueden seguir paralizados porque socialistas y regionalistas deciden reabrir el debate sobre el reparto de poderes y competencias». Añadió que el PP no va a permanecer «callado» ante esta parálisis, y ha anunciado que la presidenta del partido, María José Sáenz de Buruaga, preguntará al presidente en el primer Pleno del periodo de sesiones, el próximo lunes, 18 de septiembre, acerca de las medidas que piensa tomar para poner fin a esta situación y «cuanto tiempo más va a demorarlas».

Fernández se ha vuelto a preguntar «dónde está» Revilla, que «no ha sido capaz de coger el toro por los cuernos», ha denunciado que Cantabria «no tiene presidente» y que el líder del PRC «dedica a asuntos tan graves el tiempo justo» porque Cantabria «no figura muy arriba» en su orden de prioridades y prefiere asistir a programas de televisión como El Hormiguero o Cuarto Milenio.

Mirar para otro lado. Añadió que «a costa de mirar para otro lado», ha dejado que «la bola crezca y ahora amenaza con llevarse por delante al Gobierno de Cantabria». En su opinión, los dos partidos «tienen mucho interés en cerrar esta herida pero se están cegando por la cuota de poder y de presupuesto» y están dando «un espectáculo muy poco edificante». Por ello considera «difícil» que la crisis desemboque en una ruptura del pacto. En todo caso, ha señalado que el PP no es partidario de adelantar las elecciones, una opción que sólo contempla en «situaciones extremas». Fernández indicó que les consta que por parte de uno de los socios -en alusión al PRC- «sí ha existido esa tentación».

Comentarios