Domingo. 23.07.2017 |
El tiempo
Domingo. 23.07.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria

EMPLEO

Más de un millar de vacantes sin cubrir por falta de personal cualificado

La CEOE señala que es una problemática que se da en todo tipo de perfiles, desde programadores y analistas de sistemas a camareros  iete centros de formación han presentado contenciosos.

Montserrat Peña, Lorenzo Vidal de la Peña y Juan Carlos Tejeda. / J. RAMÓN
Montserrat Peña, Lorenzo Vidal de la Peña y Juan Carlos Tejeda. / J. RAMÓN
Más de un millar de vacantes sin cubrir por falta de personal cualificado

El presidente de CEOE-Cepyme Cantabria, Lorenzo Vidal de la Peña, ha advertido de la existencia de numerosos puestos de trabajo que no se llegan a cubrir por falta de profesionales con la formación requerida, pese a que la región tiene 38.791 parados. Sólo la patronal ha detectado «más de un millar» de vacantes sin cubrir por falta de personal cualificado, una problemática que se da en todo tipo de perfiles, desde programadores y analistas de sistemas a camareros. Vidal de la Peña ha dicho que en España se estima que hay cerca de 100.000 puestos de trabajo sin cubrir por esta causa, lo que obliga a las empresas a recurrir al exterior para conseguir personal cualificado. Es «un problema que amenaza seriamente la recuperación económica de Cantabria y de España», advirtió.

Asimismo, destacó que en el primer trimestre del año, no se ha firmado en Cantabria ni un solo contrato de aprendizaje, mientras que en el mismo periodo se firmaron en España más de 12.000; y hasta el último día de mayo, solo se habían firmado 39 contratos de aprendizaje en Cantabria frente a 18.975 en el resto de España. El presidente de la patronal ha criticado la falta de respuesta del Gobierno regional después de la reunión celebrada el pasado 13 de junio con los consejeros de Educación y Economía para «desbloquear esta situación que dificulta por razones burocráticas el acceso a un empleo a uno de los colectivos más castigados» como es el de los jóvenes.

Según ha señalado, en esa reunión se acordó que antes del final de junio «se nos citaría para ofrecer una solución», pero todavía no han recibido ninguna respuesta. «Alguien tiene que ser el primero en tomarse en serio esta situación y ponerle remedio o el número de vacantes sin cubrir y el de desempleados en España seguirán creciendo en paralelo», advirtió. 

Vidal de la Peña realizó estas afirmaciones durante la presentación del Libro Blanco sobre el Sistema de Formación en el Trabajo, un análisis del Departamento de Estudios de CEOE sobre cómo mejorar el sistema de Formación Profesional para optimizar los recursos públicos y privados, compatibilizar la oferta de cualificaciones profesionales con las necesidades empresariales y mejorar la formación de los trabajadores ocupados. Por su parte, la presidenta de la Comisión de Formación de CEOE-Cepyme Cantabria, Montserrat Peña, ha criticado el trato del Gobierno regional a las empresas del sector de la formación para el empleo. 

Sector importante. Según dijo, en la actualidad, siete centros de Cantabria han presentado contenciosos por cantidades pendientes de pago por parte de la Administración que ascienden a 388.000 euros adeudados desde 2012. Peña ha reivindicado la importancia de un sector que en 2015 impartió a 7.050 alumnos formación para el empleo en Cantabria y que para ello formalizó más de 1.800 contratos a profesorado y personal de apoyo. Según dijo, en un año se han perdido 17 centros, se formó a 1.000 alumnos menos y se perdieron cerca de 300 empleos a causa de «retrasos en los pagos de cursos ya impartidos y de una lenta y obsoleta gestión por parte de la administración».

Críticas al decreto de regulación de la Formación Profesional

El director del Servicio de Formación de CEOE España, Juan Carlos Tejeda, ha criticado al Gobierno por aprobar el Real Decreto que regula la Formación Profesional para el empleo en el ámbito laboral sin el acuerdo de los interlocutores sociales. A la vez, ha advertido que la última reforma está teniendo «resultados muy negativos», hasta el punto de que el 22% de las empresas que utilizaban sus créditos formativos ya no los usan, y ha reclamado un cambio de modelo, hacia un sistema flexible en el que la empresa decida qué formación quiere y dónde hacerla, en el que desaparezca la subvención como forma de reparto de los fondos, y en el que la formación sea impartida por los centros y entidades, no por los sindicatos y la patronal, que sí son a su entender quienes tienen que «definir la estrategia y medir el impacto».

Comentarios