Domingo. 23.07.2017 |
El tiempo
Domingo. 23.07.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria

TRIBUNALES

Mantienen la pena de 6 años y medio a un acusado de importar cocaína

La Fiscalía señala que el acusado participó junto a otras personas que no se han podido identificar en la importación de un paquete de droga a principios de 2016, de un peso de 1,5 kilos.

Un momento del juicio. / J. RAMÓN
Un momento del juicio. / J. RAMÓN
Mantienen la pena de 6 años y medio a un acusado de importar cocaína

La Fiscalía mantiene una petición de pena de seis años y medio de cárcel para un hombre acusado de importar 1,5 kilos de cocaína que estaba oculta en un paquete enviado desde México, mientras que la defensa reclama la absolución o que, si hay condena, sea por delito en grado de tentativa. El acusado se ha acogido a su derecho a no declarar en el juicio, que se ha celebrado en la sección primera de la Audiencia. Sí que han declarado como testigos los guardias civiles que intervinieron en esta operación y un perito que examinó al acusado y que ha señalado que ha tenido periodos de consumo de sustancias muy prolongados en el tiempo y que ha expresado su voluntad de dejar de tomar drogas. La Fiscalía señala que el acusado participó junto a otras personas que no se han podido identificar en la importación de un paquete de droga a principios de 2016.

Según el Ministerio Público, se trataba de un envío de cocaína desde México para introducirlo en España. El paquete, que declaraba como contenido productos de seguridad industrial, fue interceptado en Memphis (Estados Unidos), al detectarse su carga real en un escáner de seguridad. A partir de entonces se puso en marcha una entrega vigilada que culminó con la llegada a Santander del envío, del que se hicieron cargo unos agentes de la Guardia Civil.

El paquete se entregó al acusado en el aparcamiento de un centro comercial de Santander, y se le identificó como el destinatario del envío. El paquete contenía tres placas Led con una cantidad en cada una de 500 gramos de cocaína.

La Fiscalía entiende que los hechos son constitutivos de un delito contra la salud pública y pide que se imponga al acusado una pena de seis años y medio de cárcel y una multa de 100.000 euros. La defensa pide la absolución y ayer, alternativamente, ha demandado que si hay condena sea por un delito en grado de tentativa y con la atenuante de drogadicción, lo que rebajaría sensiblemente la pena. Los guardias civiles han explicado que recibieron un aviso de que en Estados Unidos se había detectado el contenido real del paquete, y trasladaron a dos agentes al aeropuerto de Madrid-Barajas para hacerse cargo de este envío, en el que, según han subrayado, se mantuvo la cadena de custodia. Uno de los guardias llamó al teléfono que se había dejado para contactar con el destinatario y quedó con el acusado, que al recoger el paquete dio el nombre de esa persona a la que iba dirigido y su DNI, y a quien no se ha podido localizar.

El abogado de la defensa ha opinado que los esfuerzos de la Guardia Civil por localizar «a los realmente responsables» de este envío han sido insuficientes, y ha considerado que en el sumario hay irregularidades que ponen en cuestión la cadena de custodia y las llamadas intervenidas al acusado, y que deben llevar a que el tribunal no tenga en cuenta esas pruebas.

La fiscal, sin embargo, cree que el acusado era «perfectamente conocedor» del contenido del paquete y además «iba a participar en la distribución y venta» de la cocaína junto a otros. «La pena es que solo se le haya identificado a él», ha dicho. Para la fiscal no existe ninguna causa de nulidad y la cadena de custodia se cumplió «escrupulosamente». 

Comentarios