Miércoles. 20.09.2017 |
El tiempo
Miércoles. 20.09.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria

ARQUEOLOGÍA

Localizan nuevas pinturas rupestres de unos 30.000 años en 4 cuevas cántabras

Localizan nuevas pinturas rupestres de unos 30.000 años en 4 cuevas cántabras

El equipo de investigadores que dirige el responsable de Museo de Prehistoria de Cantabria, Roberto Ontañón, ha localizado en cuatro pequeñas cavidades de la región nuevas pinturas rupestres que tendrían entre 30.000 y 20.000 años, más antiguas que las de la cueva de Altamira.

Ontañón ha explicado que estas nuevas manifestaciones artísticas de los antiguos moradores de Cantabria -de la época premagdaleninse o gravetiense-, han sido encontradas con nuevas técnicos de fotometría y de imagen que están utilizando ahora los científicos del equipo que dirige.

Hace más de veinte años, un espeleólogo informó a los arqueólogos de la posible existencia de pinturas antiguas en diversas cavidades de Cantabria, aunque las técnicas existentes en ese momento no permitían conocer sí esos hallazgos eran en realidad arte rupestre.

Hoy, con las nuevas técnicas de fotometría y de imagen, el equipo de Roberto Ontañón ha podido confirmar la existencia de pinturas rupestres en las cuevas de El Rejo, en el municipio de Val de San Vicente; en Los Murciélagos, en Entrambasaguas; en Las Graciosas I y II, en Medio Cudeyo; y en Solviejo, en Voto.

Los trazos de arte rupestre localizados en esas cuatro cavidades son, en general, rojos, sobre todo puntos aislados o hileras de puntos, con las que, en algún caso, se forman figuras de animales, según ha precisado Roberto Ontañón.

Este descubrimiento, en el que el equipo del experto en patrimonio rupestre lleva trabajando un año, forma parte de un proyecto que puso en marcha en 2016 la Consejería de Educación, Cultura y Deporte de Cantabria y que aún no ha finalizado.

Por ello, Ontañón no descarta que existan más cavidades con representaciones similares a las encontradas en esta cueva, y también a las localizadas en la cavidad Aurea, en Peñarrubia, donde en 2015 se informó del descubrimiento de una figuras geométricas, discos y signos ocres o rojizos, de la época premagdaleniense, también con la ayuda de unos espeleólogos.

El director del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria ha reconocido que en las cuevas en las que ahora se han localizado esos nuevos hallazgos, había ya indicios de que podían existir pinturas rupestres, por lo que fueron consideradas yacimientos arqueológicos, aunque la mayoría de ellas eran utilizadas hasta ahora por espeleólogos para su deporte.

La falta de técnicas innovadoras en el campo de la imagen también retrasaron los trabajos para comprobar si el arte de esas cuevas era rupestre, algo que hoy ha podido llevarse a cabo y comprobarse que este tipo de patrimonio crece en Cantabria, comunidad que cuenta con once cuevas, entre ellas Altamira, declaradas Patrimonio de la Humanidad por sus representaciones rupestres.

Comentarios