Jueves. 17.08.2017 |
El tiempo
Jueves. 17.08.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria

SUCESOS

Juzgan a un hombre por agredir a otro al que tuvieron que amputar parte de un dedo

La Fiscalía ha solicitado cinco años de cárcel a un hombre acusado de agredir, en 2015 en un bar de Los Corrales de Buelna, a otro, al que fracturó de un mordisco una falange de un dedo que, finalmente, le tuvo que ser amputada, hechos por los que será juzgado este martes, 13 de junio, en la Audiencia de Cantabria.

Juzgan a un hombre por agredir a otro al que tuvieron que amputar parte de un dedo

Según la versión del Ministerio Fiscal en el escrito de acusación, consultada por Europa Press, el acusado, sobre las 3.00 horas del 17 de octubre de 2015, inició en un bar de Los Corrales de Buelna una discusión con otro hombre.

El escrito del fiscal relata cómo en un momento determinado la discusión "se tornó en agresión" y el acusado, "con ánimo de menoscabar su intergridad física", llegó, además de a golpear al otro, a mordele en un dedo de la mano derecha.

Del mordisco le fracturó la segunda falange del dedo, una lesión que exigió tratamiento quirúrgico y, finalmente, la amputación de la misma y la remodelación del muño.

Según explica el escrito del fiscal, el perjudicado tardó en curar 112 días de los que 22 estuvo hospitalizado y 90 impedido para sus ocupaciones habituales.

El fiscal considera los hechos constitutivos de un delito de lesiones por el que pide cinco años de cárcel. Y es que pide la aplicación de la agravante de reincidencia ya que el acusado había sido condenado en junio de 2012 por un juzgado de Santander a cuatro años de cárcel por otro delito de lesiones.

Además de la pena de cárcel, el fiscal solicita que el acusado indemnice a la víctima con 10.740 euros por los días en que tardó en curar de las lesiones y con 20.114 por las secuelas además de al Servicio Cántabro de Salud por el gasto que generó la atención sanitaria que tuvo que prestar al agredido, por la que reclama más de 3.000 euros.

La acusación particular coincide de forma general con el relato del Ministerio Fiscal pero apunta que la víctima "no inició ni mantuvo ninguna agresión o pelea con el acusado", sino que fue el acusado quien lo hizo.

Relata que el procesado le "zarandeó" y se "mofó" de su representado y, cuando la víctima le "recriminó su conducta", respondió "con una desmesurada y brutal violencia" arrancándole la falange de un dedo.

Además, en su escrito, la acusación particular apunta que a consecuencia de estos hechos, que se juzgarán el martes a partir de las 10.00 horas en la Sección Tercera de la Audiencia, la víctima no puede trabajar en su empresa en el puesto que tenía y ha sido despedido por ineptitud sobrevenida.

La acusación particular coincide con el Ministerio Fiscal en considerar los hechos como constitutivos de un delito de lesiones y en pedir que se aplique la agravante de reincidencia así como en la petición de 5 años de cárcel.

Sin embargo, respecto a la indemnización, coincide en pedir 10.740 euros por los días de baja pero eleva a 100.000 su solicitud por las secuelas incapacitantes y el perjuicio laboral sufrido por su despido.

Por su parte, la defensa sostiene que los hechos expuestos por el Ministerio Fiscl y la acusación particular "son falsos" y "no están acreditados ni probados y carecen de corroboración externa u objetiva alguna".

Asegura que el acusado "en ningún momento" agredió al denunciante y afirma que "solo le recogió del suelo" donde se había caído, "estando borracho y drogado.

También mantiene que el denunciante omite que la noche de los hechos "poco después" de las 3.00 horas tuvo un altercado en otro bar de Los Corrales en el que fue detenido por la Guardia Civil.

La defensa, que pide la absolución del acusado al sostener que no es autor de ningún delito, ha impugnado el informe forense al entender qe ha sido realizado "sin contar con todos los datos necesarios".

Comentarios