Domingo. 17.12.2017 |
El tiempo
Domingo. 17.12.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria

CANTABRIA

Emerita Resources prevé invertir 600 millones y crear unos 2.000 empleos solo en construir su mina de zinc en el Besaya

Antes destinará 17 millones a realizar los sondeos, que podrían comenzar en unos 3 meses.

Emerita Resources prevé invertir 600 millones y crear unos 2.000 empleos solo en construir su mina de zinc en el Besaya

La empresa canadiense Emérita Resources, adjudicataria de una de las principales cuadrículas de terreno del yacimiento de zinc del Besaya, invertirá 17 millones en los sondeos para confirmar sus expectativas de negocio sobre el yacimiento y, si es así, dedicará otros 600 millones a construir la mina, trabajos que podrían comenzar ya "a finales de 2018" o 2019 y que supondrían la creación de entre 1.500 y 2.000 puestos de trabajo directos, según las estimaciones de la compañía.

Así lo han avanzado este viernes, en rueda de prensa, el presidente de Cantabria, Miguel Angel Revilla, y los promotores del proyecto, quienes han detallado las distintas fases del mismo y las expectativas de negocio, inversión y empleo.

Para este proyecto Emerita Resources tiene como socios el fondo de inversión canadiense Forbes & Manhattan y la constructora española Aldesa. Todos ellos, han creado la empresa Cantábrica de Zinc específicamente para la operación en el Besaya.

En la rueda de prensa el presidente de Emerita Resources en España, Joaquín Merino; y el director de la compañía a nivel internacional y socio del fondo de inversión canadiense Forbes and Manhattan que también forma parte de él, David Gower y el presidente de la constructora, entre otros.

De la zona de la que ha resultado adjudicataria, la empresa tiene en principio dos zonas de interés, una que se encuentra entre las localidades de Yuso y Queveda, ambas en Santillana del Mar, y otra en Mercadal (Cartes).

Revilla ha recordado que en la zona del yacimiento que le ha correspondido a esta empresa existen datos "ciertos" que hablan sobre dos grandes bolsas de mineral, de 10 millones de toneladas de mineral cada una.

Ahora, una vez que se tengan los permisos para llevar a cabo los sondeos, algo que se prevé que ocurra en unos tres meses, se iniciarán los trabajos para delimitar el cuerpo mineral, su uniformidad y su grado de concentración de zinc y confirmar si se confirman las expectativas existentes.

En "7 u 8 meses", según Revilla, se podrán tener ya los resultados de esos sondeos y "a finales de 2018" la empresa espera contar ya con un estudio de factibilidad que determinará la viabilidad del proyecto de explotación del yacimiento y permitirá tomar una decisión a la compañía.

Merino ha señalado que el "umbral mínimo" que sustentaría el proyecto serían el lograr, al menos, definir 10 millones de toneladas de mineral. Además, ha hablado de un ritmo de producción de 1 millón de Tm al año, lo que significarían 10 años de producción.

Ya solo el proyecto de construcción de la mina supondría esa inversión de 600 millones y los cerca de 2.000 puestos de trabajo ya que abarcaría la habilitación de los accesos y la ejecución de una planta de tratamiento donde separar el zinc de la roca.

"Una mina es una industria de por sí", ha señalado Merino, que no ha querido adelantar una fecha sobre el inicio de la explotación propiamente dicha.

La previsión es que si se lleva a cabo la construcción ya haya maquinaría y mano de obra en 2019.

EXPECTACION. "El Gobierno de Cantabria y también los alcaldes y yo creo que todos estamos expectantes", ha dicho el presidente que espera que los sondeos confirme las previsiones que existen a la vista de los estudios que ya hay sobre el yacimiento, algo de lo que se ha mostrado "casi seguro".

Ha asegurado que si los sondeos se confirman se está "ante uno de los proyectos más importantes que se puedan llevar a cabo en cualquier lugar de España" y ha confiado en que servirá para marcar un "antes y un después" en una zona "deprimida" como la Cuenca del Besaya y traerá "mucho empleo".

Ya solo en los sondeos, prevé crear unos 40 puestos de trabajo e iniciará los procesos de contratación a partir de la semana que viene. Se necesitarán asistentes de campo para la perforación; técnicos, como geólogos y posiblemente ingenieros de mina también; operarios para las máquinas perforadoras, y personal para la administración de la propia empresa.

"Estamos bastante ilusionados para empezar lo más rápido posible y ser parte de la comunidad", ha asegurado Gower, que ha valorado la actitud que ha encontrado en el Gobierno de Cantabria y el ambiente legal seguro" que ha hallado.

MÁXIMA SEGURIDAD CON EL MEDIO AMBIENTE Y LAS PERSONAS. Además, ha garantizado que se va a trabajar "manteniendo los estándares más elevados" en lo referente al medio ambiente y respecto a la seguridad de las personas.

Revilla ha explicado que "su intención es hacer una minería del siglo XXI", "verde", "sin impacto visual de ningún tipo" y con una afección mínima a través de túneles".

LA CERCANIA A ALTAMIRA. Antes de la rueda de prensa, en la que también ha estado la vicepresidenta del Gobierno regional y consejera de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social, Eva Díaz Tezanos, y el titular de Industria del Ejecutivo, Francisco Martín, así como alcaldes de la zona del Besaya donde esta empresa desarrollará su proyecto.

Previamente ha habido un encuentro en el que la empresa ha expuesto su proyecto a los representantes del Gobierno; al director de la Escuela de Minas de la Universidad de Cantabria (UC); los representantes de la patronal y los sindicatos y con los alcaldes.

Merino ha explicado que en este encuentro la "principal preocupación" que le han trasladado los alcaldes es la afección que podría tener sobre las Cuevas de Altamira.

La empresa ha garantizado que, como el Gobierno, va a ser "tremendamente diligente" en el cumplimiento de todas las normas de seguridad.

Además, Merino ha explicado que las perforaciones y las infraestructuras que se construyan se realizarán bajo tierra, a una profundidad estimada de 700 metros.

También ha resaltado que habrá una distancia de "varios kilómetros" entre Altamira y la zona donde se va a interceptar. "No está ni muchísimo menos debajo ni en la cercanía", ha garantizado Merino.

"Jamás se va a permitir nada que no tenga todos los informes ambientales y la máxima seguridad", ha asegurado Revilla, que ha explicado que le corresponderá a la Consejería de Medio Ambiente, que dirige Díaz Tezanos velar por ello. "Garantía absoluta del Gobierno, al 100%, del cumplimiento de toda la legalidad que garantice que nada se pueda hacer allí o vaya en contra de alguna norma", ha zanjado.

El presidente ha señalado que ahora el Gobierno, tras haber ejercido de "impulsores" del proyecto de las minas de Zinc del Besaya, ejercerá de "controladores" de la actividad de la empresa. "Jamás vamos a permitir, naturalmente, por mucho mineral que se saque y por muchos puestos de trabajo que se generen, que se pueda hacer algo que pueda poner un mínimo riesgo", ha insistido.

Cuestionado acerca de si este proyecto contaba con el visto bueno del Patronato de Altamira, del que forma parte el Ministerio de Cultura, Revilla ha señalado que aún no hay nada en concreto planteado y, por tanto, "no hay caso".

LA EMPRESA. Emerita Resources Corp. pertenece al grupo empresarial Forbes & Manhattan y se dedica a la adquisición y desarrollo de propiedades mineras en España y Brasil.

Está focalizada en zinc, litio y oro. Los directivos de la compañía llevan décadas trabajando con las principales compañías mineras a nivel mundial, además, tienen una trayectoria exitosa que incluye numerosos descubrimientos de depósitos minerales, y desarrollos posteriores, de proyectos en América del Norte y del Sur, Africa y Australia, según resalta el Gobierno.

Actualmente es titular de los proyectos mineros de investigación 'Las Morras' y 'Peña Encina', en Extremadura, y 'Sierra Alta', en Asturias.

Comentarios