Jueves. 19.01.2017 |
El tiempo
Jueves. 19.01.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria

JUZGADOS

El acusado: «Si le hubiese querido matar, le meto el cuchillo entero»

El juicio se ha suspendido hasta el jueves 19 de enero al no comparecer una testigo que se considera «esencial» para el caso

El acusado: «Si le hubiese querido matar, le meto el cuchillo entero»

El acusado de un delito de intento de homicidio por apuñalar a otro hombre durante una pelea en una discoteca de Torrelavega, en la que también se vio implicado otro individuo, ha manifestado que, «si hubiese querido matarle, le habría metido el cuchillo entero», pero ha asegurado que sólo lo cogió para defenderse porque era «una pelea de dos contra uno».

«Intenté defenderme y se cortó durante el forcejeo, pero no sé dónde», ha señalado el acusado de apuñalamiento este lunes durante el juicio en la Audiencia Provincial de Cantabria, que se ha suspendido al no comparecer una testigo que se considera «esencial» y que continuará el próximo jueves 19 de enero, a las 10.00 horas.

El hombre, de nacionalidad española, es el principal acusado en esta causa y el fiscal le pide un total de 11 años de prisión, 8 por intento de homicidio y otros 3 por un delito de lesiones, pero los otros dos implicados en la pelea, ambos dominicanos, también están acusados como coautores de las lesiones, aunque sólo les reclama una multa de 340 euros.

Al inicio de la vista, el procesado por apuñalamiento ha pedido renunciar a su abogado pero la sala de la Sección Tercera de la Audiencia, presidida por Agustín Alonso, no lo ha admitido en base a la jurisprudencia del Tribunal Supremo y porque ha considerado que, con esa «triquiñuela», el acusado sólo trataba de suspender el juicio. El acusado de apuñalamiento se ha declarado «culpable», a pesar de que su letrado no estaba de acuerdo, pero ha precisado que lo que reconoce es su «culpabilidad por haber cometido un error en aquella pelea», que ocurrió el 21 de febrero de 2015 sobre las 9.50 horas en la discoteca BB y que ha indicado que comenzó porque uno de los dominicanos trató de «besar a la fuerza» a la chica con la que él estaba aquel día.

Esa mujer es la testigo que no ha comparecido este lunes y que la Audiencia Provincial de Cantabria ha pedido a la Policía Nacional que busque y le obligue a presentarse el próximo jueves 19 de enero ante el tribunal aunque «sea por la fuerza» porque su testimonio es «fundamental», principalmente para la defensa del principal procesado.

Continuando con su declaración, el acusado del apuñalamiento ha indicado que los tres habían estado juntos en otros bares de Santander y posteriormente acudieron a Torrelavega donde, ha apuntado, uno de los dominicanos trató de besar a la chica por lo que se encaró con él para defenderla, ante lo que el hombre le empezó a golpear metiéndose también en la pelea el otro dominicano «Me daban de puñetazos», ha indicado.

Ante ello, ha relatado que salió del local y acudió a un bazar chino cercano para comprar un cuchillo pero no se lo vendieron al verle con los golpes así que regresó a la discoteca para recoger su «bolso» y, al entrar, los dos hombres le empezaron de nuevo a golpear por lo que se acercó a la barra y «cogí el primer cuchillo que agarré».

«EN EL FORCEJEO SE CORTÓ». Con ese cuchillo, «intenté defenderme y, en el forcejeo, se cortó», ha dicho en referencia al corte en el cuello de uno de los dominicanos y a lo que ha añadido: «Si hubiese querido matarle, le hubiera metido el cuchillo entero». Después, el herido salió del local y él y el otro dominicano continuaron forcejeando.

Cuando él salió, ha indicado que uno de los dominicanos estaba «tirado en el suelo porque estaba pinchado». «Le intenté pinchar pero me tiraba patadas y no le llegué a tocar», ha señalado a preguntas del fiscal sobre si le clavó a la víctima más veces el cuchillo mientras estaba tendido en el suelo.

«El problema no lo busque yo, me lo causaron ellos», ha enfatizado el acusado del apuñalamiento que ha destacado que, precisamente por considerar que él no tenía la culpa de lo sucedido, acudió a «contárselo a la Policía». «Entendía que yo no tenía la culpa», ha dicho, al tiempo que ha aludido a la situación en que se encontraba aquel día porque «había consumido dos gramos de cocaína y bebido unas cinco copas de ron, whisky, cerveza...». Sin embargo, los otros dos implicados en la pelea no han estado de acuerdo con este relato de hechos y ambos han asegurado que todo comenzó porque el acusado del apuñalamiento había consumido una copa en la discoteca, que regentaba uno de los dominicanos y no se la quería pagar. «Le invité a la primera y, cuando consumió la segunda, no tenía dinero y me quería dejar el DNI», ha indicado este último.

Ha relatado que, en ese momento, se inició una discusión entre ambos en la que el acusado del apuñalamiento le «lanzó un puñetazo» ante lo que él le paro y le redujo en el suelo. Después, se levantó del suelo para marcharse y, antes de salir, lanzó también un puñetazo al otro dominicano.

Según ha contado, la cosa no quedó ahí sino que el procesado volvió un rato después al local. Uno de los dominicanos oyó que se levantaba la persiana y se acercó, momento en el que el acusado de apuñalamiento «le pinchó». «Llevaba dos cuchillos y, al intentar quitárselo, me llevó el dedo», dijo el dueño del local, que ha apuntado que consiguió que se tirase uno de ellos al «moderle en la cara». 

Comentarios