22.09.2018 |
El tiempo
Sábado. 22.09.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria

'MUJERES NÓBEL'

La Magdalena cuenta desde hoy con un árbol en honor a la Nobel de la Paz Wangari Maathai

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, y el embajador de Kenia en España, Branwel Kisuya, han participado hoy en la plantación de un árbol en la Península de la Magdalena, un acto en honor a Wangari Maathai, la mujer que luchó por la reforestación de Kenia y fue la primera africana galardonada con el Premio Nobel de la Paz en 2004.

Plantación del árbol. /ALERTA
Plantación del árbol. /ALERTA
La Magdalena cuenta desde hoy con un árbol en honor a la Nobel de la Paz Wangari Maathai

Este acto simbólico, enmarcado en el proyecto 'Mujeres Nobel' y promovido por la Fundación Wangari Maathai, ha sido organizado para dar visibilidad a esta mujer y como homenaje a toda una vida dedicada al medio ambiente en su país y a animar a la gente a que se hiciera cargo de su sistema político, su futuro y el desarrollo sostenible y respetuoso de su entorno.

El árbol elegido para la ocasión ha sido una higuera, una elección que no ha sido fortuita, ya que esta especie representa para el pueblo Kikuyu, -etnia a la que pertenecía Maathai- un símbolo sagrado, lugar de reunión y centro de la vida del pueblo, según los impulsores del homenaje.

La alcaldesa ha destacado la figura de Wangari Maathai, a quien se ha referido como un estímulo para mujeres y jóvenes de todo el mundo y como ejemplo de la capacidad y el talento de la mujer en todos los ámbitos y su contribución histórica en la consecución de una sociedad mejor.

Igual ha animado a los ciudadanos a seguir los pasos de Wangari y trabajar por el medio ambiente, actuando de lo local a lo global, y ha invitado a santanderinos y a quienes estén de visita en la ciudad a disfrutar de la muestra 'Mujeres Nobel', que organizan el Ayuntamiento de Santander, la Fundación Caja Cantabria, la UIMP y Rocaviva Eventos en reconocimiento a las mujeres que a lo largo de la historia han sido galardonadas con el Premio Nobel en las distintas disciplinas.

Este proyecto exposición pretende dar a conocer a la sociedad, y especialmente a los más jóvenes, una selección de mujeres que han luchado por un ideal y se han convertido en referentes mundiales, así como destacar los frutos del estudio, el esfuerzo, el trabajo en equipo, la generosidad, el compromiso social, la solidaridad y otros valores inherentes a la consecución del Premio Nobel.

Las personas interesadas pueden visitar la muestra hasta el 14 de agosto en CASYC, de lunes a viernes, en horario de 11.00 a 13.00 horas y de 18.00 a 21.00 horas, y ampliar información en la web http://www.mujeresnobel.eu/.

SOBRE WANGARI MAATHAI

Wangari Maathai (Nyeri-Kenia, 1940) se licenció en Biología en la universidad de Pittsburgh, gracias a una beca de la Fundación Joseph P. Kennedy.

Trabajó en la Universidad de Nairobi donde, en 1971, se convirtió en la primera mujer que obtenía un doctorado en África Central y Oriental.

En 1976 ingresó en el Consejo Nacional de Mujeres de Kenia y en 1977 fundó el movimiento Cinturón Verde que alentaba a las mujeres a crear invernaderos con semillas autóctonas para replantar los bosques.

La voz de Wangari Maathai se alzó en foros internacionales, defendiendo los bosques, el empoderamiento de las mujeres y los derechos humanos. Fue encarcelada por su activismo en temas de importancia nacional e internacional, como la construcción de torres en el parque Uhuru en Nairobi y las políticas antidemocráticas que llevaron a la deforestación y al consiguiente daño a los derechos humanos y el medio ambiente.

Con el tiempo, el Movimiento Cinturón Verde pasó a ser un programa que, además de plantar árboles, implantaba ideas. En 2003 fue elegida ministra adjunta de Medio Ambiente y Recursos Naturales y, en 2004, recibió el Premio Nobel de la Paz por su contribución al desarrollo sostenible, la democracia y la paz.

Al recibir el Premio Nobel, Wangari Maathai alzó la voz de África. "Hemos plantado más de 30 millones de árboles que proporcionan combustible, comida, vivienda e ingresos para la educación y las necesidades del hogar, crean empleo y mejoran los suelos y las cuencas hidrográficas... Estamos llamados a ayudar a la tierra a sanar sus heridas y, en el proceso, a sanar las nuestras, a abrazar a la creación en toda su diversidad", expresó.

Creó la Fundación Wangari Maathai y publicó varios libros entre los que destaca su autobiografía Con la cabeza bien alta, Movimiento Cinturón Verde, Devolver la abundancia a la tierra o El desafío de África. Murió en Nairobi, a los 71 años, el 25 de septiembre de 2011.

Comentarios