Domingo. 21.01.2018 |
El tiempo
Domingo. 21.01.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria

MUSEO INCENDIO

Los informes dicen que las alarmas del MAS se anularon sin autorización del Ayuntamiento

Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander y Cantabria (MAS). / ALERTA
Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander y Cantabria (MAS). / ALERTA
Los informes dicen que las alarmas del MAS se anularon sin autorización del Ayuntamiento

Los primeros informes técnicos de que dispone el Ayuntamiento de Santander indican que las alarmas contra incendios y antirrobos del Museo de Arte Moderno de la ciudad (MAS) habían sido anuladas, sin ponerlo en conocimiento del Consistorio y sin su autorización.

Así lo ha señalado este lunes, en conferencia de prensa, la concejal de Cultura Mirian Díaz, tras la reunión de la Comisión de Acción Cultural y Promoción Educativa convocada para abordar el incendio del Museo de Arte Moderno de la ciudad (MAS).

Díaz ha explicado que el expediente informativo se incoó el pasado 21 de noviembre, un día después del siniestro y que, desde entonces, se han elaborado 27 documentos, habiendo informes que no se han recibido hasta la pasada semana, de ahí que haya pasado casi un mes hasta la comisión de hoy.

Díaz ha señalado que la empresa Codelse, encargada de la gestión de los sistemas de seguridad del Museo de Arte Moderno de la ciudad (MAS), ha comunicado que había anulado las alarmas de incendios y antirrobos del edificio a instancias de la empresa adjudicataria a de las obras (SIEC).

La concejal ha explicado que el Ayuntamiento está a la espera del informe que ha solicitado a SIEC sobre su actuación en el MAS y ha anunciado que el Ayuntamiento exigirá responsabilidades a las citadas empresas, en función de las valoraciones que realicen los técnicos y los servicios jurídicos.

Díaz ha señalado que, a la vista de toda la información presentada hasta la fecha por los diferentes servicios y empresas participantes, a falta de respuesta de la adjudicataria de las obras (SIEC), las conclusiones provisionales apuntan que el MAS contaba con un sistema anti robo y anti incendios, gestionado por CODELSE, y que con motivo de las obras que se desarrollaban en el interior del museo, "el control del edificio (excepto el búnker) pasó a depender exclusivamente de la empresa contratista SIEC".

Y que a raíz de la ejecución de los trabajos, SIEC pidió que se anulase la central anti incendios del edificio, lo que hizo que alarmas y los sensores de humo (en particular, los ubicados en el almacén en el que ardieron las 4 obras de arte) no se encontraran operativos cuando se produjo el siniestro.

La indicación dada por SIEC a la empresa de seguridad para desactivar esos elementos tuvo lugar, subraya Díaz, "sin el conocimiento previo, ni autorización alguna de los responsables del contrato y la dirección de las obras".

Además, destaca que la desactivación del sistema anti incendios explica que los bomberos se encontrasen con un incendio completamente desarrollado en el momento en que llegaron al MAS.

De haber estado operativo el sistema anti incendio, las 4 alarmas internas existentes "previsiblemente habrían permitido que el guarda de seguridad, que protegía el búnker durante las 24 horas del día, advirtiese con la debida antelación la existencia del fuego".

Díaz ha explicado que del expediente informativo que se ha instruido a instancia de la Concejalía y de las conclusiones preliminares que se derivan del mismo, se dará traslado a la compañía aseguradora del MAS para que depure las debidas responsabilidades con el resto de compañías aseguradoras de las partes implicadas.

Asimismo, de esta información se dará traslado a los órganos de Justicia, a los efectos que éstos pudieran estimar pertinentes; y sin perjuicio del ejercicio de las eventuales acciones ante los Tribunales que pudiera determinar la Asesoría Jurídica Municipal.

También se trasladará este expediente al Servicio de Patrimonio del Gobierno de Cantabria, así como el informe sobre el estado de las obras que el MAS custodia y que pertenecen al Gobierno de Cantabria una vez sea entregado por el arquitecto y el director del museo.

En relación con la colección, el director del MAS, Salvador Carretero, explica en su informe que motivo de las obras se acondicionó la planta cero el espacio conocido como "bunker", que es "el único que quedó bajo el total y exclusivo control del museo".

Ahí se almacenaron 1.100 obras de arte y 2.450 piezas pertenecientes a distintas colecciones, que "siempre estuvieron vigilados".

Mientras que la primera planta, lugar en el que se produjo el foco del incendio, se acondicionó ara convertirla en almacén aislado para separarlo de cualquier contacto con las obras de reforma.

El director del museo, en relación con las obras de arte que se encontraban en esta planta y que resultaron dañadas, ha explicado que no se colocaron el bunker por diveresas razones, principalmente por su gran tamaño o a que por su estructura precisaban ser aisladas y colgadas.

Además, ha apuntado que las piezas dañadas ya han sido valoradas para dar traslado del informe pericial y de propuesta de restauración al seguro. Y, respecto a los fondos bibliográficos perdidos, ha apuntado que aún no es posible determinar las consecuencias finales del siniestro y se continua realizando trabajos de rescate y valoración.

De lo valorado hasta ahora (cerca de un 40 por ciento del total), un 10 % está en buen estado, un 20 % son plenamente identificables, otro 30 % son identificables pero requiere investigación y un 40 por ciento se ha "destruido por completo".

Comentarios