24.05.2018 |
El tiempo
Jueves. 24.05.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria

SANTANDER

Arranca la estabilización de las playas de la Magdalena

Dos operarios trabajan hoy en Santander durante el inicio de las obras de estabilización de las playas de Los Peligros, La Magdalena y Bikinis. / Pedro Puente Hoyos
Dos operarios trabajan hoy en Santander durante el inicio de las obras de estabilización de las playas de Los Peligros, La Magdalena y Bikinis. / Pedro Puente Hoyos
Arranca la estabilización de las playas de la Magdalena

Este miércoles han comenzado las obras para la estabilización de las playas de Los Peligros, La Magdalena y Bikinis, en la Bahía de Santander, que contemplan la construcción de dos espigones para evitar la desaparición de arena con los temporales.

Los trabajos costarán cerca de 2,3 millones de euros y tendrán un plazo de ejecución de seis meses, en los que los arenales permanecerán cerrados a excepción de una franja peatonal y un acceso para ciclistas.

La idea es acometer con la mayor celeridad posible las obras, para que no afecten al uso de los arenales en verano, aunque se podrían parar en función de la meteorología, para el disfrute de las playas durante el estío.

El objetivo de esta actuación es que vecinos y turistas puedan utilizar estas tres playas "todo los días del año", "esté como esté" la marea, y especialmente en Semana Santa y los meses veraniegos, como ha subrayado la alcaldesa de Santander, Gema Igual, en el arranque de los trabajos de una obra "muy importante" y "deseada" para la ciudad.

En el acto ha estado acompañada por la directora general de Sostenibilidad de la Costa y del Mar del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Raquel Orts, que ha mostrado su "alegría" por el "pistoletazo de salida" de una proyecto que desde hace tiempo ha sufrido "distintos avatares administrativos".

El objetivo de los dos diques previstos, uno en La Magdalena y otro en la zona del promontorio de San Martín, es evitar la desaparición de la arena de estas playas, que desde hace años sufren un "proceso erosivo".

También se pretende asegurar su estabilidad, ya que permitirán equilibrar el actual sistema Magdalena-Peligros, de forma que se consiga una única playa con forma en planta contigua. Las obras permitirán asimismo garantizar la seguridad de las edificaciones del entorno y de los ciudadanos que usan estos arenales.

Esta actuación se ejecutará una vez realizados los trabajos preparativos previos y corre a cargo del Estado, que invertirá 2.293.749 euros a través del Ministerio.

Además, los trabajos van a permitir ganar, en la entrada de la playa de Los Peligros, una zona verde de más de 2.000 metros cuadrados y que contará con un graderío semiartificial.

SITUACIÓN ACTUAL. En la actualidad, en Los Peligros la arena tiende a acumularse en el extremo oeste de esta playa, y se pierde, por falta de apoyo, más allá del promontorio de San Martín. Y en la zona de Bikinis-Magdalena, existe erosión frente al campo de polo y el balneario, trasladándose el material hacia los Peligros.

Esto obliga a realizar aportaciones y movimientos de arena de manera periódica, para mantener la playa seca. "Lo lógico no era meter dinero todos los años", ha admitido al respecto la alcaldesa santanderina.

Ahora, para lograr la estabilización se actuará sobre ambas zonas, logrando un único arenal. Así, en la zona de la Magdalena se construirá un espigón que retenga arena, mientras que en Los Peligros se habilitará un dique que contenga el pie de playa, evitando la salida de arena hacia el canal de navegación del puerto. Esta actuación se complementará con la redistribución de la arena existente en el sistema.

ESPIGONES. El espigón de La Magdalena constará de dos alineaciones. La primera se situará sobre los restos del pantalán y tendrá una longitud de 130 metros, y la segunda será de 65 metros.

Mientras, en la zona del promontorio de San Martín se construirán dos espigones, uno exterior que inicialmente seguirá la alineación del muelle del promontorio, y otro perpendicular a la dirección del oleaje, que contendrá lateralmente la playa.

Además, está previsto dragar la zona entre ambos para, posteriormente rellenarla, y lograr una superficie de tierra adicional de 2.450 metros cuadrados.

LABORES PREVIAS. La construcción de los espigones y el arranque de las obras requiere de unas labores previas, que consisten en la colocación de estacas de madera para el cerramiento de la playa y el desmontaje manual de la estructura de madera situado junto a la escollera del muelle San Martín, al lado de las duchas de playa.

Asimismo, se ha protegido el tronco de las palmeras existentes, se han desmontado los aparcabicis y los mástiles que se encuentran en los accesos a la playa de Los Peligros y se ha instalado la señalización y el vallado de la zona de obra.

Comentarios