22.10.2018 |
El tiempo
Lunes. 22.10.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria

BOLOS

Puesta de largo en Guarnizo

La Peña los Remedios Vitalitas realiza la presentación oficial del equipo de División de Honor y de la Escuela Municipal de El Astillero en un acto muy concurrido. Las copas, objetivo de la formación de la máxima categoría.

Jugadores del equipo de División de Honor y de la Escuela Municipal de Astillero, junto a las autoridades políticas y deportivas. / José Ramón
Jugadores del equipo de División de Honor y de la Escuela Municipal de Astillero, junto a las autoridades políticas y deportivas. / José Ramón
Puesta de largo en Guarnizo

Dos objetivos claros, al margen de una solvente y con «pocos nervios» permanencia en División de Honor, son los que se marca, después de haber conseguido en 2017 la mejor clasificación de su historia, es lo que se marca la Peña Los Remedios Vitalitas. En su tercera temporada consecutiva en la máxima categoría, pasar de la primera fase en la Copa Apebol y pasar de cuartos en el Torneo Presidente es la meta que tienen encomendada esta temporada Federico Díaz, Óscar Cianca, Jaime Ríos, José Carlos Alonso y Mario Ríos, que repiten defendiendo los colores de Muslera, porque «lo que funciona no hay que tocarlo».

Sin apenas haber superado la resaca de la magnífica Gala Apebol, celebrada el viernes en Meruelo, la Peña Los Remedios Vitalitas volvió a irse de fiesta, esta vez en el Restaurante La Oliva -que también se está quedando pequeño-, donde se celebró la presentación oficial de la temporada 2018 tanto del equipo de  División de Honor como de la Escuela Municipal de El Astillero -daba gusto ver a los niños y niñas perfectamente uniformados-. El acto estuvo presidido por Francisco Ortiz, alcalde de El Astillero, acompañado por José Manuel Díaz, presidente de la peña anfitriona; Serafín Bustamante, presidente de la Federación Cántabra de Bolos; y Luis Martínez, director de la Residencia Vitalitas. Entre el público, directivos del club, socios, amigos y muchos representantes de la política municipal y regional, así como el flamante presidente de Apebol, José Manuel Riancho, y el saliente, Alfredo Domingo, a los que Merche González, que ‘dirigió la orquesta’ agradeció de forma especial su presencia.

El primero en tomar la palabra fue Vicente Díaz -que unas horas antes había vivido una auténtica odisea para llegar desde Valladolid como consecuencia de las condiciones climatológicas-, que explicó los principales eventos que organizará la peña este 2018 y que no son otros que la 29 edición del Concurso San Pedro de categorías menores, un clásico del calendario regional, que tendrá como todos los años premios especiales, además de los que recibirán los primeros clasificados en las diferentes categorías, pero que este año además cumplirá un hito en la historia de la peña, porque se llegará a la cifra de 300.000 bolos derribados. Este concurso se jugará en el mes de junio y en septiembre llegará la 37 edición -los mismos años que tiene la peña- del Concurso Social en el que se jugará la famosa Cuchara de Madera. Por último, el 10 de noviembre se celebrará la ceremonia del Premio Muslera, que pese a su juventud (será la séptima edición) ya es un cláslco. Vicente Díaz recordó que está abierto el plazo de presentación de candidaturas y animó a todos a implicarse. El fallo del jurado será a finales de septiembre.

A continuación fue el presidente José Manuel Díaz el que dio los detalles sobre los aspectos deportivos después de agradecer a todos los colaboradores su implicación. Al equipo de División de Honor, como hemos dicho al principio, le pidió ‘atención’ en las competiciones coperas y mayor regularidad en la Liga; y después se recreó en una Escuela «de la que todos los que formamos esta peña estamos orgullosos. No buscamos resultados, porque para nosotros lo verdaderamente importante será que alguno de estos jovencitos siga jugando en el futuro».

Si el tiempo lo permite, la Escuela iniciará su actividad el sábado 17 de febrero, siendo a partir de mayo los entrenamientos los martes y jueves. Federico y Carlos Díaz seguirán siendo los monitores, colaborando este año con ellos Héctor Díaz.

La Escuela participará en la Liga Benjamín-Alevín y en la Escolar Femenina, cuyo equipo se ha reforzado, y tiene como objetivo estrenar el casillero de puntos.

Explicados los pormenores deportivos y sociales llegó el turno de la parte institucional. Luis Martínez, representantes de Vitalitas y en nombre de todos los patrocinadores, aseguró que «es un placer estar aquí un año más y seguir formando parte de esta gran familia, unida para lo bueno y para lo malo».

El presidente de la Federación Cántabra de Bolos destacó la implicación de la Peña Los Remedios «en el proyecto bolístico de Cantabria, por lo que toda la directiva de este club se merece nuestro apoyo». «Con vosotros el éxito organizativo está garantizado», dijo Serafín Bustamante.

Por último, el alcalde de El Astillero, que recogió el ‘guante’ de la bolera cubierta, aseguró que «es un orgullo tener una peña como la vuestra. Un grupo humano increíble, que conforma un ambiente fenomenal y que hace una gran labor social. Lo que se hace desde dentro de este club es muy grande para un deporte tan nuestro y que estamos obligados a preservar». 

Francisco Ortiz deseó lo mejor deportivamente al equipo de División de Honor y mostró una enorme satisfacción por la presencia de «tantos niños y niñas». También se refirió a dos personas que estaban entre el público: «A dos ‘ex’, muy grandes: Fernando Diestro, que ha dejado muy bien birlada la bola a Serafín Bustamante; y Francisco Javier López Marcano, uno de los mejores consejeros que ha tenido Cantabria».

Con las fotografías oficiales y un vino español finalizó esta tradicional ‘fiesta’ que todos los años lleva a cabo una peña que cuida todo al detalle y con mimo.

Comentarios