Domingo. 19.11.2017 |
El tiempo
Domingo. 19.11.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria

BALONMANO

Que no falte nadie

El DS Auto gomas se juega su última opción de seguir en la pelea. A pesar de su mala segunda vuelta, aún depende de sí mismo. La entrada será gratis para que la grada sea un factor clave.

El DS Autogomas necesita celebrar de nuevo una victoria para seguir soñando con la permanencia. / J. R.
El DS Autogomas necesita celebrar de nuevo una victoria para seguir soñando con la permanencia. / J. R.
Que no falte nadie

Al Balonmano Sinfín nadie le ha regalado nada. Nació hace trece años intuyendo que Santander se iba a quedar sin balonmano de alto nivel y el tiempo, lamentablemente, le dio la razón. El proyecto comenzó desde abajo teniendo como política irrenunciable la austeridad y el realismo económico. Se auto exigió cerrar siempre las cuentas a cero porque sabía que sólo así tendría futuro. El presente no sirve de nada sin esa premisa que debería dominar en todo club deportivo pero que ni mucho menos responde a una realidad cotidiana. Así lo entendió un equipo que salió a competir en Primera Nacional y que, tras varios intentos, ascendió a División de Honor B. En su primera experiencia en la categoría de plata terminó en posiciones de descenso pero éste no se consumó gracias, precisamente,  a haber mantenido el rigor presupuestario. Muchos perdieron la categoría en los despachos por culpa de sus agujeros económicos. Gastaron más de lo que tenían para lograr la permanencia pero esa política en las cuentas les destruyó. Estar saneado fue la mejor inversión. Es una realidad que sigue vigente y que mantiene la entidad que preside Servando Revuelta. Debería ser incluso un motivo de orgullo para los aficionados más fieles o incluso para quienes siguen al equipo desde la distancia y hoy presumen de tenerlo en la máxima categoría. Tanto unos como otros están hoy ante un día en el que hay que dar un paso al frente y ayudar a ese equipo que sigue vivo a pesar de todas las piedras que se ha encontrado en el camino. Desde el curso pasado está entre los más grandes peleando con el presupuesto más pequeño, con una plantilla cogida por alfileres, que ha perdido piezas fundamentales y que defiende no sólo sus propios intereses deportivos, sino también unos valores por los que merece la pena seguir caminando.

El DS Auto Gomas se juega esta tarde su propia supervivencia en la máxima categoría. Es el momento de responder a la llamada realizada por el club para que el equipo que pilota Rodrigo Reñones esté verdaderamente arropado. Es la hora de la verdad. Puede parecer que es demasiado tarde por todos los trenes que han dejado pasar los hombres de negro durante la segunda vuelta, pero aún queda el de hoy. Aunque parezca mentira después de haber sumado sólo dos puntos en toda la segunda vuelta, el conjunto cántabro depende de sí mismo. Si se queda con todo el botín que se pondrá en juego en La Albericia, se quedará a un solo punto del Cangas y el Villa de Aranda, que ya han jugado sus partidos de la presente jornada. Y éstos serán sus próximos rivales, por lo que la remontada aún es posible.

Hace 17 días que no compite el equipo. Las maniobras televisivas y el compromiso de la selección española han cortado la jornada en dos. Hoy se disputarán sólo los partidos que van a ser televisados. El Balonmano Sinfín, al igual que otros equipos (todos menos Puerto Sagunto) pidieron adelantar los partidos a ayer martes, pero no hubo suerte. Por lo tanto, los clubes se vieron de pronto con la necesidad de luchar por la atención de los aficionados contra el partido de vuelta de Liga de Campeones entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid. Eso chocaba de lleno con la necesidad del DS Auto Gomas de contar con el respaldo máximo desde la grada para hacer bueno el factor cancha. De pronto, temió que el equipo se viera solo en el pabellón, por lo que decidió abrir las puertas. Hoy podrá acudir al partido todo aquel que lo desee porque será gratis. Se acabaron, por lo tanto, las excusas. Quien no esté hoy en La Albericia será por causa de fuerza mayor o porque, en verdad, le da igual que haya un equipo cántabro de balonmano en la Asobal o no.

Con Bozoljac. El partido es vital. Y el equipo necesita ayuda. No le han podido pasar más cosas desde que arrancó la temporada. Se permitió el único ‘lujo’ de fichar a tres jugadores y los tres han tenido que pasar por el quirófano. Así, está teniendo que afrontar la parte decisiva del campeonato con un solo portero tras la lesión de Makaria y con una primera línea debilitada por las bajas de Iván Amarelle y Dusan Bozoljac, que llegó para sustituir al gallego y se lesionó siete días después de su compromiso con el Sinfín. Su fichaje fue gracias al esfuerzo del patrocinador principal, que vio que merecía la pena dar otro pequeño paso para cubrir una carencia patente. Sólo ha podido jugar un partido pero no está descartado para hoy. Tener 17 días entre un partido y otro le ha permitido ganar tiempo y, si las sensaciones de última hora son buenas, incluso podría ayudar hoy en defensa. Parece poco, pero puede ser un mundo para un equipo con tan pocas cartas.

Quien haya seguido más o menos de cerca la evolución del equipo en los últimos meses habrá visto lo patente que ha venido siendo la falta de un jugador de primera línea que, simplemente, ayude a los que llevan desde el principio al pie del cañón. Es algo que ve todo el mundo y también los propios técnicos y directivos del club. Sin embargo, se han negado a gastar lo que no tenían. Otros quizá se hubieran tirado a la piscina, hubieran generado un agujero y lo habrían dejado ahí arrastrando para que se ocuparan de él otros en un futuro. Así se habría dilapidado el porvenir de la entidad. Ahora quizá pueda bajar, pero con la certeza de que volverá pronto.

A un club que afronta de esta manera sus dificultades merece la pena ayudarle y hacer el esfuerzo de estar esta tarde a partir de las ocho y media en La Albericia. Es cierto que hay un buen partido de fútbol en la televisión, pero de esos hay muchos. Una oportunidad como de hoy de apoyar algo propio de lo que estar orgulloso y sin necesidad, además, de pasar por caja no hay tantas. Al equipo de Reñones se le están haciendo largos los partidos y, de hecho, si éstos hubieran durado sólo cincuenta minutos en la segunda vuelta ya estaría salvado. Sin embargo, al DS Auto Gomas se le hacen largos y se le acaba un oxígeno que ha de ser insuflado desde la grada.

Hoy es un día, por lo tanto, de apagar la televisión, preparar un buen bocadillo y acudir a La Albericia aunque sea el primer partido que uno vaya a ver del Sinfín en toda su vida. Merecerá la pena sumarse a la batalla. El objetivo merece la pena.  Se trata de ayudar a un pequeño guerrero hecho a sí mismo que está peleando entre gigantes  en un terreno repleto de trampas; que lo está haciendo dignamente, con la cabeza alta y sin perder sus principios. Feo, fuerte y formal. Es un club que desde el primer momento puso en valor la formación de jugadores, que tiene a un buen número de cántabros en sus filas y que ha adoptado como propios a otros tantos que vinieron de fuera. Y es un equipo de aquí. Por eso hay que estar ahí. «Lo importante es la nobleza de los recursos utilizados», ha dicho alguna vez don Marcelo Bielsa. Y eso lo ha venido haciendo como nadie el Sinfín. Falta sumar el de la grada. Ésta puede darle lo que le ha faltado en las últimas semanas.

Comentarios