Domingo. 30.04.2017 |
El tiempo
Domingo. 30.04.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria

Otra historia en Pamplona

El DS Auto Gomas aparca la liga para disputar una eliminatoria copera ante anaitasuna que tiene como premio el pase a la fase final. El doble duelo servirá para dar descanso a lesionados.

Guillermo Ros, pugnando contra la defensa de Anaitasuna. / J.R.
Guillermo Ros, pugnando contra la defensa de Anaitasuna. / J.R.
Otra historia en Pamplona

La Liga Asobal está en suspenso. Descansará durante quince días porque la atención se va a centrar en la Copa del Rey, que afrontará entre hoy y el sábado su cuarta ronda, la misma que da acceso directo a la fase final que se disputará entre el nueve y el once de junio. Para el DS Auto Gomas supone toda una oportunidad para seguir acumulando pequeños éxitos y grandes pasos que confirmen su evolución como club. Estar entre los ocho mejores e ir superando cimas confirmaría su notable trayectoria pero la parte negativa de la historia es que el equipo cántabro no va a poder disfrutar al máximo de la eliminatoria. Sí la va a disputar, pero condicionado por las urgencias ligueras.

Buena parte de los equipos de la máxima categoría dispondrán de unos días de descanso y parón pero no así el conjunto cántabro. Con todo, esto no quiere decir que la competición copera le haya cogido en un mal momento. Si se mira desde el punto de vista competitivo, es indudable que sí lo es, pero si se mira al gran objetivo de la temporada, que no es otro que la permanencia, el parón liguero puede resultar hasta positivo. Y es que, acumulan los hombres de negro a dos jugadores de los importantes con algunos problemas físicos que ya condicionaron el encuentro ante el Bada Huesca. De este modo, las obligaciones coperas van a servir, ante todo, para intentar recuperar a esos jugadores. Y lo bueno es que, por las palabras de Juanjo Apezetxea, las intenciones de Anaitasuna, que también tiene varios jugadores tocados, pueden ir por la misma dirección.

No hace demasiado tiempo que el DS Auto Gomas visitó Pamplona para jugar en liga. Fue hace exactamente quince días en un partido adelantado por las obligaciones continentales de los navarros. Entonces ganaron los locales gracias, ante todo, a la combinación entre un buen inicio de unos y un mal arranque de otros. Al Sinfín le lastró el primer cuarto de partido y, a partir de ahí, le tocó ir a remolque. La remontada fue misión imposible. Más aún, teniendo en cuenta que aquel día no pudo jugar Pablo Paredes. Éste sufrió una pequeña rotura de fibras momentos antes de la contienda y, desde ese día, se pasó casi otros diez de reposo. Comenzó a correr un poco la semana pasada pensando en la posibilidad (o la necesidad) de que jugara ante el Huesca y lo hizo, aunque mermado. Rodrigo Reñones sólo pudo echar mano de él durante el segundo tiempo. No está al cien por cien y este parón liguero le viene bien para recuperarse e intentar estarlo cuando haya que jugarse el gran objetivo de la temporada.

Quien seguro que no jugará hoy será Iván Amarelle, que ni siquiera se vistió de corto el pasado sábado. Su lesión procede de la rodilla y no saltará a la pista, por lo que es probable que el DS Auto Gomas tenga que afrontar el encuentro sin sus dos mejores lanzadores. El equipo necesita tenerles recuperados para las empresas que tiene por delante y para los próximos partidos en los que se jugará buena parte de sus aspiraciones de permanencia. Es día de reposo para ellos pero de competición para el resto.

Porque una cosa es que el equipo cántabro esté mermado y tenga que apostar entre arriesgar o sacrificar a alguna de sus piezas en una competición secundaria para sus intereses particulares, pero otra es que se vaya a entregar. Es algo que no va con el ADN competitivo que caracteriza a la plantilla cántabra y a su cuerpo técnico. Reñones hará recuento, verá con quiénes puede contar e intentará dar la cara en Pamplona y conseguir, cuanto menos, que la eliminatoria llegue con vida a Santander.

Hoy será el primer episodio de la contienda a doble partido. Será a partir de las ocho y media de la tarde mientras que el sábado la cita es, como siempre, a las seis. En esta cuarta ronda copera habrá cuatro partidos de los que saldrán otros tantos equipos que se unirán a los cuatro mejores de la Asobal de la temporada pasada (Barcelona, La Rioja, Ademar y Granollers) para completar el cartel de la fase final, que este año tendrá a ocho aspirantes.

Comentarios