Miércoles. 23.08.2017 |
El tiempo
Miércoles. 23.08.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria

SELECCIÓN

España sella su pase a octavos de final

La selección española se impuso con comodidad a Angola, logrando asi su tercera victoria consecutiva  l cántabro ángel fernández fue declarado como el mejor jugador del partido

España sella su pase a octavos de final

La selección española de balonmano selló su clasificación matemática para los octavos de final del Mundial de Francia, tras imponerse este lunes por un contundente 42-22 a Angola, en un encuentro que sirvió para España otorgase minutos a sus jugadores menos habituales.

Una oportunidad que no desaprovecharon jóvenes como el lateral Alejandro Costoya, que hasta ahora no había gozado de ni un solo minuto en el torneo, o el extremo Ángel Fernández, que aprovechó para inaugurar su casillero de goles, tras no poder hacerlo ni ante Islandia, ni Túnez. El cántabro fue declarado como el mejor jugador del partido gracias a sus nueve goles. También realizó un gran encuentro su paisano Álex Dujshebaev.

Y es que poco interés más que el conocer si los menor habituales eran capaz de aprovechar la ocasión que les brindó Jordi Ribera tuvo un encuentro que el conjunto español dejó sentenciado ya a los diez minutos de juego con un contundente 10-2.

Un ritmo de gol por minuto que hizo pensar en la posibilidad de que los «Hispanos» pudieran superar los cuarenta goles de ventaja que tiene como récord en un Mundial, desde que se impuso por 51-11 a Australia en el campeonato disputado en 2013 en España.

Marca que pareció todavía más factible, tras la expulsión con tarjeta roja directa a los 9 minutos del portero angoleño Gilberto Figueira, el mejor hasta entonces del cuadro africano, tras llevarse por delante en un contraataque al extremo español Ángel Fernández.

Pero las constantes rotaciones, así como alguna que otra probatura, como la presencia del propio Ángel Fernández o de Álex Dujshebaev en la punta de la defensa 5-1, aplacaron el frenético ritmo goleador del equipo español.

Todo un alivio para Angola, que por unos minutos pudo mostrar el alegre juego ofensivo que si bien no le evitó caer derrotado ante Eslovenia (42-25) y Macedonia (31-22), al menos sí, le permitió dar una imagen más competitiva ante ambos conjuntos balcánicos.

Pero bastó que España se centrase de nuevo mínimamente en defensa para que se sucedieran los continuos robos del balón del conjunto español, que como le gusta, a la carrera, dio un nuevo estirón a un marcador que reflejaba al descanso una ventaja de once tantos (21-10) al descanso.

Una renta que se siguió creciendo en una segunda mitad en la que toda la atención se centró en el estado físico del portero angoleño Giovany Muachissengue, que renqueante de una rodilla tuvo que dejar su puesto durante unos minutos a un jugador de campo, ante la imposibilidad de que otro guardameta lo relevase tras la expulsión de Figueira.

Percances y más percances que acabaron por afectar también al conjunto español, incapaz de concentrarse totalmente en defensa, lo que provocó un cíclico intercambio de goles, que rebajaron la magnitud de la goleada de los «Hispanos», que pese a todo se acabaron imponiendo por veinte tantos de diferencia (42-22).

Un contundente marcador que permite a España afrontar las dos últimas jornadas, en las que se medirá con Macedonia y Eslovenia, con el billete asegurado para unos octavos de final, a los que los e Jordi Ribera como primeros de grupo, para lo cual deberán vencer a los dos conjuntos balcánicos.

Eslovenia vence a Macedonia. La selección de Eslovenia se confirmó como el principal rival del equipo español en la pelea por la primera plaza del grupo B del Mundial de balonmano, tras imponerse este lunes por 29-22 a una Macedonia incapaz de superar el gris encuentro de su gran estrella, el lateral Lazarov.

El jugador del Barcelona, que empezó el duelo como máximo goleador del Mundial con 22 tantos en dos encuentros, erró tan sólo en la primera mitad los mismos lanzamientos, seis, que había fallado en las dos primeras jornadas.

Un mal dato que hay que achacar al perfecto conocimiento del portero Matevz Skok del ‘cañonero’ macedonio, ya que de las seis paradas que firmó el cancerbero esloveno, cinco fueron a Lazarov, incluido un lanzamiento de penalti.

Todo un lastre para la selección Macedonia, cuyo juego ofensivo gira totalmente en torno a la figura del jugador barcelonista, que en maquilló sus estadísticas en la segunda mitad con cinco nuevos tantos, para contabilizar un total de nueve, eso sí con el duelo ya totalmente decantado para los eslovenos.

El problema se agravó por el empeño del seleccionador macedonio Lino Cervar de jugar todo el partido con siete jugadores de campo, un riesgo que los veloces jugadores eslovenos hicieron pagar caro al veterano técnico croata.

Comentarios