14.12.2018 |
El tiempo
Viernes. 14.12.2018
El tiempo
El Diario de Cantabria

BALONMANO

El hombre del gol imposible

Nacho Valles reconoce que ni siquiera con el paso de los días sabe aún «cómo entró ese balón» que le dio la victoria al DS Blendio con el tiempo cumplido  casi no veía la portería», admite.

El central Nacho Valles, en plena maniobra de lanzamiento. / J.R.
El central Nacho Valles, en plena maniobra de lanzamiento. / J.R.
El hombre del gol imposible

La décima jornada de la liga Asobal tuvo nombre propio. Fue el nombre de un jugador del DS Blendio, el recién ascendido que ya ha ganado dos veces al segundo clasificado esta temporada. Siempre lo ha hecho en su cancha, la misma que ha convertido en un fortín y de la que no deja escapar ni un solo punto desde la segunda jornada liguera. El sábado fue el crecido Bidasoa Irún quien visitó La Albericia y, durante buena parte de la contienda, dio la sensación de que la victoria guipuzcoana iba a ser cuestión de tiempo. Pero el equipo santanderino se resistió a ese destino, consiguió meterse en faena, llegar a los minutos finales con posibilidades de puntuar y con el partido igualado a falta de once segundos. Fue entonces cuando Rodrigo Reñones pidió tiempo muerto para fabricar una jugada que no logró que pasara de golpe franco. La bocina ya había sonado y sólo quedaba ejecutar el lanzamiento a tiempo cumplido. Cuanto menos, el conjunto cántabro ya se había asegurado el empate y sólo le quedaba buscar una acción improbable y, para muchos, imposible.

Es muy raro que un lanzamiento de semejantes características tenga un final feliz para el lanzador porque las barreras suelen ser tan enormes que prácticamente convierten el gol en un imposible físico y hasta geométrico. Sin embargo, hay que lanzarlo por si suena la flauta. Quien se lanzó a la piscina fue Nacho Valles. «Cogí yo el balón y vino Ander (Torriko) diciéndome que también estaba con confianza, pero le dije que creía que la iba a meter, así que me dijo: ‘pues tírala tú’». En el fondo, no se lo creía ni él: «Le dije eso para tirarla yo, ya que sabía que era muy difícil y el Bidasoa tiene jugadores muy grandes, por lo que prácticamente no veía la portería». Y menos mal, porque marcó un golazo más inteligente que poderoso que se ha convertido en lo más comentado de la jornada.

El lanzamiento le cogió al portero del equipo vasco un tanto desorientado o esperando otra cosa. Posiblemente, por pura experiencia intuía que el balón no iba a superar la barrera, pero lo hizo por donde menos esperaba, llegando muy alto y colándose, sin excesiva fortaleza, a la escuadra del palo largo. «Sigo viendo el vídeo y no sé ni cómo entró», confiesa el central del DS Blendio en una entrevista concedida al programa especializado ‘A la madera’. Lo bueno es que, por encima de todo, sirvió para conseguir otros «dos puntos súper importantes en La Albericia», donde, además, toca volver a jugar el próximo sábado. Son cuatro las victorias consecutivas que acumulan los hombres de Reñones en su propia cancha y, metidos ya en faena, pretenden aumentar esa tendencia sumando una quinta ante el Guadalajara.

El desarrollo del encuentro del pasado sábado confirmó lo predicho durante la semana, que era que el partido iba a estar en la defensa. Visitaba La Albericia un equipo que sólo promediaba 23 goles en contra por partido y, precisamente, hubo que encajar uno menos para acabar ganando por la mínima. La reacción tras el descanso fue tremenda porque, como reconoce el central madrileño, durante el primer tiempo estuvieron «un poco flojos» en labores defensivas. «Sabíamos que hacer gol iba a costar muchísimo porque ellos tienen una gran defensa», añade Valles. Y lo corrigieron desde atrás «con una segunda parte de Pablo en portería espectacular y con una muy buena defensa». Tanto es así, que el conjunto guipuzcoano marcó sólo seis goles en treinta minutos. «Estuvimos casi perfectos», se felicita.

«Llegamos a estar cinco goles abajo, que fue la máxima renta para el Bidasoa, pero en todo momento sabíamos que si apretábamos en defensa y no caíamos en pérdidas en ataque ni regalábamos balones con los que marcaran goles fáciles, podríamos meternos en el partido», recuerda Valles. Y se cumplió dicho pronóstico de la mejor manera posible. «Sabíamos que iba a llegar nuestra oportunidad de meternos en partido, lo aprovechamos bien, empatamos y, a partir de ahí, comenzó otro partido en el que íbamos uno arriba, uno abajo o empate», resalta. Y si hay algo a lo que parece estar acostumbrándose el DS Blendio en el presente curso es a manejar situaciones ajustadas sin que la presión o los nervios les pase factura.

Todos los focos miran a ese gol imposible con el tiempo cumplido, pero el mismo central madrileño tiene «clarísimo» que la victoria fue una labor colectiva. En su opinión, la clave fue ese notable «trabajo defensivo durante todo el partido dejando en 22 goles a un Bidasoa que está haciendo una gran temporada, jugando con mucha disciplina y perdiendo poco». Tan bien van las cosas para el equipo santanderino que, cumplido el primer tercio del calendario, ya ha hecho la mitad del trabajo gracias a los diez puntos que suma ya. Promedia uno por jornada y así se puede mirar hacia delante con un optimismo absoluto.

No se atreve Valles a asegurar que en el seno del equipo confiaran en estar tan bien a estas alturas de campeonato, pero sí asegura que es lo que querían. Sobre todo, destaca que están «peleando todos los partidos en casa», donde el DS Blendio ha ganado cuatro de los cinco disputados. Sólo se escapó el primero de ellos contra el Puente Genil, donde admite que estuvieron «mal en defensa y en ataque». Además de esto, garantiza que a domicilio «las sensaciones también van cambiando» y que, aunque a la visita del Teucro siguieron compromisos a domicilio donde entienden que estuvieron lejos de su mejor nivel, la cosa comenzó a corregirse en Benidorm, donde se quedaron a medio minuto de volver con una victoria. 

Y es que, destaca Valles que esta temporada, a excepción del Barcelona, «hay una igualdad en la liga impresionante». Y pone el ejemplo del Alcobendas, que, tras un mal inicio, ya hubo quien pensó que «no iba a puntuar en toda la temporada y ya lleva seis puntos consiguiendo alguno ante equipos de Europa como el Granollers». Nadie se puede despistar y el mismo DS Blendio se ha deshecho en La Albericia de dos rivales que llegaron como segundos clasificados, que fueron el Valladolid y el Bidasoa el pasado sábado. «Si hoy ganas dos partidos, te pones cerca de Europa y, si te sucede lo contrario, ya notas el descenso cerca, por lo que hay que intentar ser regulares y conseguir el mayor número de puntos posible cuanto antes», resalta el central madrileño. Sobre todo, para evitar experiencias como las del último descenso del equipo, cuando entró en una dinámica en la segunda vuelta que le llevó hacia lo más profundo.

Ahora toca pensar en el Guadalajara para impedir que se corte la racha. Recuerda Valles que se trata de un equipo «muy experimentado» con jugadores «de mucho nivel que, sobre todo, tiene muchas variantes en defensa» que a él mismo, el encargado de pensar cómo abrir murallas, le parecen «muy interesantes». «Es un equipo contra el que va a costar sacar los puntos, pero nosotros nos tenemos que seguir haciendo fuertes en casa, apretar en defensa y, si somos capaces de dejarles por debajo de los 25 goles, es prácticamente seguro que el partido será nuestro», resalta el central madrileño. Por lo tanto, la clave volverá a estar ante su propia área, como el pasado sábado.

Comentarios