Domingo. 19.11.2017 |
El tiempo
Domingo. 19.11.2017
El tiempo
El Diario de Cantabria

BALONMANO

Derrotas del DS Auto Gomas Sinfín y de BM Torrelavega

Los santanderinos cayeron en la Albericia ante el Cisne Colegio Los Sauces y los de la capital del Besaya en Alcobendas.

Un jugador del DS Auto Gomas Sinfín se dispone a lanzar a puerta. / J. RAMÓN
Un jugador del DS Auto Gomas Sinfín se dispone a lanzar a puerta. / J. RAMÓN
Derrotas del DS Auto Gomas Sinfín y de BM Torrelavega

El DS Auto Gomas Sinfín debutó sin fortuna en su regreso a la División de Honor Plata, que saldó con derrota ante el Cisne Colegio Los Sauces por 26-28. A pesar de tener dominado el encuentro en la primera mitad, llegando al descanso con un contundente 14-7 en el marcador, una mala segunda parte hizo que la balanza de los puntos se decantase del bando visitante en el estreno liguero.

A pesar del resultado final, los del DS Auto Gomas Sinfín tuvieron un buen inicio de partido, con unos extremos inspirados personalizados en Barco y Postigo, así como una defensa que frenó desde el comienzo el intento de los gallegos de hacerse con el partido. Las primeras ventajas se decantaron del bando local y fueron importantes desde ya mediada la primera parte (8-4, min. 15). 

Villamarín firmó una gran primera mitad de juego y, a pesar de un pequeño bajón ofensivo de los cántabros, el marcador no se resintió. Sola rompió la sequía anotadora y con dos últimos tantos de Kasumovic y Valles, este último de penalti, se llegó al descanso con el 14-7.

El paso por vestuarios le vino bien al Cisne Colegio Los Sauces, al contrario que al DS Auto Gomas Sinfín, que regresó a cancha falto de la intensidad mostrada en el anterior periodo. Los cántabros vieron como se acercó su rival con un parcial de 1-6 hasta colocar el 16-14 a los diez minutos de la reanudación, lo que provocó el tiempo muerto de Reñones. En portería salió Ibáñez, después de que Villamarín recibiese un fuerte balonazo en la cara, mientras que en ataque Nikolai, Pla y los extremos Postigo y Barco fueron los artífices en esta fase de juego en el que las ventajas oscilaron entre uno y dos tantos a favor de los de La Albericia. 

Sin embargo, una parada del conjunto pontevedrés les permitió empatar la contienda por primera vez en todo el partido cuando el crono rondaba el minuto 50. El guardameta gallego apareció en la recta final como salvador de los suyos, ya que gracias a sus intervenciones, el ataque del Cisne Colegio Los Sauces logró dar la vuelta al marcador anotando balones recuperados en su propio área. 

Villamarín regresó a pista en los cinco minutos finales para intentar poner fin al acierto ofensivo rival y, aunque los del DS Auto Gomas Sinfín recuperaron en cierta medida la intensidad defensiva, no fue suficiente para llevarse la victoria, que cayó del lado visitante tras la remontada final (26-28). Mal comienzo de liga para los santanderinos 

BM TORRELAVEGA. Se lo trabajó pero no pudo ser. Le costó arrancar el partido y, por tanto, la temporada, pero el Balonmano Torrelavega hizo todo lo que estuvo en su mano para sacar tajada de Alcobendas ante un posible rival directo pero fue imposible. Al final, derrota en los últimos instantes por 28-27 para abrir boca. Manolo Rodríguez fue una pesadilla en los primeros compases. Los torrelaveguenses lo intentaron de todas las maneras: por el centro, los extremos, a la contra, jugada elaborada o de manera directa, pero ahí estaba el cancerbero madrileño para desbaratar las oportunidades visitantes que veían como la desventaja al principio de dos se convertía de tres y luego de cinco con el que se llegó al descanso (17-12). Pero tras el paso por vestuarios, un parcial de 3-0 devolvió la confianza a los cántabros y la igualdad a un partido que parecía encarrilado para los locales. Diego Soto planteó el partido desde la dureza defensiva. Cimentar la base para que, poco a poco, llegasen los resultados. Y llegaron. Tanto que a falta de cinco minutos para la conclusión, el Balonmano Torrelavega consiguió por fin empatar el encuentro (25-25).

Pero volvió de nuevo Manolo Rodríguez en erigirse como verdugo de los del Besaya. Una contra visitante pudo suponer el empate a 26 pero el paradón del portero local supuso el mazazo psicológico y el punto de inflexión para que, a pesar del final ajustado, los primeros puntos del curso se quedasen en Alcobendas. Para el Balonmano Torrelavega toca simplemente levantarse de este primer tropiezo y tendrá una buena oportunidad el próximo fin de semana en casa frente a otro contrincante a tener en cuenta: el Villa de Aranda.

Comentarios